domingo, 16 de septiembre de 2012

Criadores, ¿como elijo y porque?


La cría del gato como animal de compañía, diferenciándose en razas, comenzó aproximadamente hace 200 años. La cría del gato doméstico no surgió, como en el caso del perro, por una necesidad (perros de pastoreo, perros guardianes u otros perros de trabajo) sino más bien como una forma de mantener las diferentes versiones de estos felinos que habían aparecido en diferentes puntos del mundo, así como para crear otras nuevas por motivos puramente estéticos.


La cría como actividad lúdica, por tanto, ha generado multitud de razas, variado otras muchas y  mantenido exposiciones felinas donde se muestran y se comparan ejemplares. Muchas personas consideran que la cría artificial de animales perjudica la salud de los animales, y si es cierto que antiguamente (y por desgracia todavía hoy) este tipo de selección fomentaba la aparición de enfermedades, principalmente porque se sobreponía la estética al carácter o la salud, el uso de consanguinidad o las condiciones insalubres de cría. No olvidemos que para muchas personas, la cría no solo supone un hobby sino que algunas “viven” de ello, es decir, su fuente de ingresos es la venta de los animales que crían, y esto a veces puede suponer un problema. También hay personas que se oponen a la compra-venta de animales, por muchos motivos, entre ellos, la gran cantidad de animales sin hogar que pululan por nuestras calles.

En el post de hoy pretendo dar unas directrices de los que debería ser un buen criador para aquellas personas que estén pensando en acudir a un criador para tener un gato de raza, ya que en el mundo de los criadores, como en todos, hay gente de todos los colores.

Definir la palabra criador es difícil, y de hecho ni los mismos criadores se ponen de acuerdo en lo que debería significar. Podríamos pensar que un criador es aquel que tiene una pareja reproductora y tiene cachorros que luego vende, pero para muchos, un buen criador debe ir mucho más allá de esto, ya que juntar un macho y una hembra es, de por si, algo que cualquiera podría hacer (y lo más probable es que lo hiciera mal o sin pensarlo bien).

Un buen criador debería ser algo así como una persona apasionada por los animales que se ha propuesto mantener una raza en las condiciones más óptimas que puedan alcanzarse. Esto incluirá todo un trabajo previo a la cría, como la selección de los mejores ejemplares reproductores (implica el estudio de pedigrees y genética), crear el entorno adecuado para criar (en cuanto a limpieza, seguridad, espacio…), estudio del stándard de la raza que queramos criar (esto puede suponer mucho tiempo, muchos criadores reconocen que les costó años reconocer un buen gato de exposición de otro) y estudiar todo lo que concierne al mundo felino, salud, cuidados, nociones de cría … etc etc.
Todo este esfuerzo previo se traducirá en que, si después les quedan ganas de seguir en todo este follón de la cría responsable, tendrán que mantener a sus ejemplares de cría y a los cachorros en excelentes condiciones: limpieza, óptima alimentación, visitas regulares al veterinario, descarte de ejemplares enfermos para la cría, pocas camadas para no sobreexplotar a los animales…. Así como es muy recomendable que acudan a exposiciones para valorar su trabajo de cría.
Y como un criador tiene el objetivo final de mantener y mejorar la raza, no valdrá con que siempre tengan los mismos ejemplares procreando, sino que seguramente a lo largo del tiempo vayan cambiando los ejemplares de cría, eligiendo los mejores cachorros para que mantengan los mejores genes de su criadero.
Todo este trabajo cuesta mucho dinero y más tiempo todavía (noches de parto o atendiendo a los bebés, enfermedades, limpieza…) y es por ello que los gatos de criaderos NO son gratis. Otra cosa distinta es que el criador “viva” de sus gatos, con esto quiero decir que muchos criadores ponen el precio a sus cachorros para costear los gastos que ocasionan, pero no dan “beneficio” real al criador, es decir, no gana dinero de la actividad de la cría.

Entonces…¿Cómo podemos la gente normal identificar un criador bueno de otro que no lo es? ¿acaso debemos fijarnos en los premios de sus gatos?¿del tiempo que lleven criando?¿de la fama?¿del precio alto de los cachorros?... interesantes preguntas que intentaré responder.
Realmente, ninguna de las preguntas anteriores, por si sola, responde a lo que seria un buen criador al que merece la pena coger un gatito. Hay criadores que llevan muchos años criando y son horribles, y los premios en las expos tampoco son indicativos de nada: hay premios que se consiguen con relativa facilidad y aun asi el hecho de que los gatos tengan un buen standard no  nos dice nada del criador como persona. Asi mismo, hay algunos criadores que van a pocas expos, y no tienen que ser necesariamente malos. Y por las mismas razones, la fama no siempre esta justificada, y menos aún un precio desorbitado por los cachorros.
Como la selección de un criador para conseguir un cachorro de expo o de cría tiene dificultades añadidas, vamos a centrarnos en la selección del criador para personas que quieren un gato de compañía, y otro día discutiremos en que cosas conviene fijarse para gatos de show/cría.

En primer lugar, podemos visitar la página web del criador o bien conocerlo en alguna exposición felina. En la página o en la tarjeta de presentación del criador tiene que quedar muy claro que son criadores registrados de alguna asociación felina. Esto es importante porque las asociaciones suelen aconsejar unas buenas prácticas a los criadores y además es la única manera de que el criador pueda tramitar los pedigrees (recuerda, los criadores no venden gatos sin pedigree: los gatos de compañía también deben de tener este papel que es el único que certifica que pagas lo que obtienes). Además de la asociación debe aparecer el número de afijo del criador, algo así como su “DNI” en la asociación.

Sin embargo, estar registrado no nos da directamente garantía de nada, pues las asociaciones no suelen andar detrás de los criadores a ver que hacen y dejan de hacer, a menos que sea realmente escandaloso.
La página web o el criador debe de tener interés en mostrarte no sólo sus gatos, sino también hacerte entender que tener un gato es una responsabilidad. Recuerda que, aunque vendan sus gatos, un buen criador es un apasionado de los animales y por tanto debe interesarse por el bienestar de sus animales y su futura casa. 

Otra información valiosa que puedes extraer de la página web es el número de reproductores y camadas que tiene el criador. Para criar bien a los cachorros, es importante que no se tengan muchos gatitos a la vez y tampoco se puede explotar a las hembras o machos, así que un buen criador debe tener pocas camadas a la vez  y sus hembras no deberían de tener más de una camada al año. Fíjate también en las fotos de los cachorros. Ya no hablo sólo de la “calidad” de las fotos sino del aspecto de los cachorros: deben verse limpios y “relajados” es decir, que el criador no los sujete para hacerles la foto o aparezcan con las orejas retiradas hacia atrás o la mirada asustada (síntomas de mala socialización).

Las condiciones de venta deben especificarse muy claramente en la web: los buenos criadores no entregan sus gatitos hasta aproximadamente 3 meses de edad. Esto es muy importante porque es el tiempo que tardan en socializarse y en aprender todo de su madre. Los gatitos retirados de su madre prematuramente pueden acarrear problemas, y sólo demuestra ganas del criador por ahorrarse el coste de mantener más al cachorro. Además a esta edad, debe dártelo con sus vacunas y desparasitaciones al día.
Pedigree indicando la parentela de un gato
Por supuesto, siempre darte el pedigree, que es un papel que sacan en las asociaciones felinas, que no cuesta apenas nada (así que no justifica subidas de precio del cachorro), pero que demuestra que el gatito es un cachorro de la raza que queremos y puede aportarnos datos interesantes como el coeficiente de inbreeding. El inbreeding, que merecerá un post en si mismo, es la consanguinidad del gatito, es decir, si se han juntado parientes cercanos en la cría, y puede acarrear graves problemas de salud. Los buenos criadores crían con nada o muy bajos coeficientes de inbreeding.

Ojear la web es importante, pero hay que visitar al criador. Un criador que rehúsa constantemente a que lo visites es mala señal. Además, la mayoría debe estar abierto a hablar de cosas sobre gatos (aparte del asunto monetario): cuidados, particularidades de la raza, que hacer en caso de problemas… Cuando vayas a la casa del criador fíjate en los detalles:
-          La casa debe aparecer limpia, aunque es de suponer que si espera tu visita, la hayan adecentado un poco. Atento a los rincones como las cajas de arena, los comederos… todos los gatos, asi mismo, deben de verse sanos, lustrosos y limpios.
-          Fíjate como tiene separados a los machos de las hembras. Si en ese momento aparecen juntos en la casa, pregúntale sobre esta cuestión. Los machos deben separarse de las hembras porque sino estarían constantemente preñadas, pero tampoco se puede tener a los machos aislados completamente porque deben ser mascotas amadas, no objetos. Lo ideal es que si el gato tiene acceso al exterior, se tengan instalaciones grandes tanto en en el interior como en el exterior de la casa, que permitan ver a los gatos pero que permitan separarlos (algunos las llaman "gateras" aunque en realidad una gatera es una puerta... el término correcto podria ser "cerramiento", "jaulón"). Las "gateras" deben de estar limpias, ser seguras y bien construídas. No confundas estas "gateras" con jaulas: los gatos NO deben vivir en jaulas pequeñas, esto es extremadamente cruel. Los criadores que crien en pisos deben igualmente cuidar estos puntos y tener espacio suficiente para que cada gato tenga su zona de aislamiento pero tambien su zona de contacto humano.
-          Lo mas importante es que los gatos deben tener acceso al contacto humano, eso puede verse comprobando si hay enseres gatunos por la casa: rascadores, cuencos, juguetes…
-          Los gatos no deben ser agresivos, puede que algo tímidos con los extraños, pero tampoco excesivamente aterrados. Deben estar socializados.
-          La madre de los cachorros debe estar en un sitio tranquilo y limpio, aislado del resto de gatos. La hembra debe parecer sana y de buen carácter.
-          Los gatitos asi mismo, deben estar limpios y ser amigables. 

Una vez ojeados estos detalles, el criador debe hablarte de la firma del contrato, ya que es absolutamente imprescindible que firméis un contrato donde se especifique claramente tus obligaciones y las suyas, esto te ahorrará muchos quebraderos de cabeza. Lee bien el contrato que firmarás (exige ver el contrato antes de la entrega del dinero), que debería contener los siguientes puntos:
  • -          Que en el caso de que el gatito tenga alguna enfermedad infecciosa proveniente del criadero o bien alguna enfermedad congénita el criador tenga responsabilidades (por ejemplo, hacerse cargo de las facturas veterinarias)
  • -          Que el gatito tiene pedigree, que será entregado al comprador
  • -          Que el gatito es de compañía y debe ser castrado y no usado para cría (un buen criador hace selección de los cachorros que valen para cría y se preocupará del problema de la superpoblación felina, exigiendo que los gatitos de compañía sean castrados. Si quieres un gatito de cría, otro día hablaremos de ello)
  • -          Que el comprador se compromete a cuidarlo y a no desungularlo
  • -          Que en caso de no querer al animal, se acuda en primer término al criador
Este documento debe ser firmado por el criador y por el comprador, para formalizar la compra del gatito.

En cuanto al precio, la mayoría de buenos criadores sólo exigen un precio que costee los gastos de cría, por lo que un gatito de compañía suele costar al menos unos 600 euros. Si el precio es inferior, asegúrate bien de todos los pasos que te indicamos. A veces algunos criadores prefieren reembolsar el dinero en ejemplares que vendan como reproductores, y bajar el precio de los de tipo compañía. Otros los venden a precio similar. Los gatitos de cría o exposición suelen costar más, pero el precio no debe ser desorbitado. Las razas más raras pueden tener precios superiores por el elevado coste de los ejemplares reproductores.

Los premios que obtengan los gatos del criador son de relativa importancia, pero no determinantes al cien por cien. Que el criador vaya a expos denota interés por evaluar su capacidad de selección de ejemplares y su trabajo, asi que es bueno, pero muchos premios no indican que el criador sea mejor dueño de gatos. De hecho, mayor numero de premios a veces ni siquiera es indicativo de que su trabajo de cría sea bueno, por la razón de que hay muchos métodos de alcanzar un determinado stándard para una raza.

El número de años que lleve criando puede ser positivo, ya que alguien con experiencia en la cría puede ser más tranquilizador, pero cuidado, hay criadores veteranos pésimos y sin embargo, criadores noveles fantásticos.

La fama, como siempre, es un arma de doble filo. Hay criadores con mucha fama cuyos métodos dejan mucho que desear. Puedes preguntar a antiguos dueños de gatos del criador que te interese, para ver que opinan. Así mismo, puedes preguntar a otros criadores, aunque esto último siempre es más peliagudo, por el tema de que entran en “competencia”. La primera opción es la más recomendable. También es buena señal que el criador quiera ver a sus cachorros en el futuro, o que le mandes información de cómo va el gatito en su nueva casa, ya que denota interés por su parte.

Así, resumiendo los puntos que hemos tocado, en la difícil búsqueda de un buen criador para un gatito de compañía de cualquier raza, debemos estar atentos a una serie de señales, ya que este mundo de la cría encierra mucho aprovechado y estafador, que piden dinero por algo que no ofrecen. Un buen criador pide dinero por sus gatos, pero ese dinero ha sido ampliamente utilizado en todos los pasos bien hechos de la cría. Bajo mi punto de vista, no merece pagar nada si la persona en cuestión ha “ahorrado” costes haciendo un mal trabajo de cría, y haremos un favor al mundo felino doble: no comprando para no fomentar un negocio mal hecho, y adoptando un gato que no tenga hogar.
Como resumen, huye de un criador que:
  • -          No tenga afijo, afiliación a una organización felina
  • -          No ofrezca pedigree (los gatos de compañía también deben tenerlo, ya hemos dicho hasta la saciedad que este papel no cuesta apenas dinero)
  • -          Te ofrezca cachorros mas baratos si no quieres el pedigree
  • -          No distingue entre gatos de compañía y de cría (es decir, ofrece gatos de cria al primero que se los pague)
  • -          No firme un contrato con sus obligaciones y las tuyas
  • -          Entregue a los cachorros con menos de 3 meses o sin vacunas
  • -          Rehúsa constantemente que visites el criadero
  • -          No se interese por cómo va a vivir su cachorro en tu casa
  • -          Sólo habla de dinero
  • -          Tenga a sus reproductores en jaulas
  • -          Tenga muchas camadas simultáneas y muchas camadas al año (excepto que sean muchas las personas al cargo de los gatos)
  • -          Tenga más de una camada por hembra al año
  • -          Haga cruces consanguíneos
  • -          El criadero esté sucio o por el contrario en su casa no haya ni un solo utensilio gatuno (señal de que los gatos no viven en casa)
  • -          No haga separación de hembras y machos (pregúntale sobre este punto) y hembras criando cachorros
  • -          Sus gatos no luzcan sanos y sociables
  • -          No haga pruebas de salud de a sus reproductores de las enfermedades más comunes para cada raza (puedes pedir las pruebas en papel)
Con estos pequeños consejos, es más probable que conseguir un gato de un buen criador sea más sencillo, aunque evidentemente, siempre hay criadores que cuidan estos detalles para luego darnos sorpresas desagradables. Antes de decidirte, intenta investigar un poco sobre las experiencias de otros propietarios y conocer cómo es la relación con el criador de sus gatos.
Espero haberos ayudado un poquito en este hermético mundo de los criadores.


18 comentarios:

  1. Uf, cuántas cosas se pueden decir al respecto! Aclararía en primer lugar que la mayoría de asociaciones permiten 3 camadas cada dos años luego, puntualmente, es posible que tengan más de una al año. También que uno de los gastos que tiene el criador son pruebas para descartar enfermedades genéticas o adquiridas(PKD, HCM, Felv y FIV). Otro punto sobre el que tienen mucho cuidado es la entrega: muchos criadores no envían a sus gatos por mensajería por lo traumática q puede ser la experiencia para el animal y prefieren desplazarse ellos. Por último, hay criadores dispuestos a ayudar con cualquier duda aunque no les compres el gato a ellos. Simplemente, por pasión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. genial! por mucho que escriba siempre hay cosas que se me olvidan jajajajaja... lo de las asociaciones depende... algunas no dicen nadadenada, lamentablemente :(

      Eliminar
    2. Voy a aprovechar para explicar algo que en su día me costó un poco descubrir ;)
      El PKD es el síndrome poliquístico renal, el HCM la miocardiopatía hipertrófica. Ambas pueden descartarse por pruebas genéticas y, en caso de gatitos portadores homocigóticos, pueden provocar una muerte prematura, incluso a los 6 meses (hay testimonios muy tristes al respecto en foros, de gente que perdió a sus gatitos).
      El FIV y Felv son el sida felino y la leucemia felina, respectivamente. Ambas atacan al sistema inmunológico del gato. Se descartan por análisis de sangre. Hay vacuna contra ambas, pero la del FIV está poco extendida por los riesgos asociados.
      En general todas se comprueban una sola vez en los padres, pero en caso de contacto de riesgo las dos últimas deberían repetirse.

      Eliminar
    3. Tengo que corregirte una cosa, el HCM no puede descartarse por prueba genetica, ya que es una efermedad poligenetica, es decir que influyen muchos genes algunos de ellos desconocidos. EN algunas razas como el Ragdoll o el Maine coon se han descubierto un par de genes muy importantes relacionados con esta enfermedad, que se pueden mirar por genetica. Pero que un gato no tenga estos genes tampoco es garantia segura de que en gato no vaya a tener HCM. Para el resto de razas, como el Noruego, se desconoce en absoluto que genes son los mayoritarios y por tanto la prueba genetica no vale para nada...

      Eliminar
  2. Lamentablemente muchos que se dedican a la cría lo hacen por dinero y te doy la razón habiendo tantos gatitos abandonados bajo mi punto de vista siempre es mejor acoger alguno de esos michines darle un hogar y cariño a comprar al amigo solo por su pedigri impoluto.Saludos de Merlina la gata maga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cierto, siempre sera mejor adoptar, pero que conste que el pedigri no significa nada de nada. Es tan solo la prueba de que lo que pagas te lo estan dando sin engaños...pero no es mas que un arbol genealogico, a fin de cuentas y nada que añada "valor" al animal. Algun dia hare un post sobre el tema, gracias por tu comentario!!!

      Eliminar
    2. Hola:
      Yo quería explicar porque, en mi caso, me incliné por un gato de raza y de criadero. La principal razón es que buscaba un gato muy cariñoso y todo lo que he leido al respecto coincide: son básicos una buena socialización y el carácter de los padres, que sean cariñosos. Los gatitos pequeños de las protectoras suelen ser callejeros, de madres muy independientes (tienen que dejarlos solos para ir a por comida) y muchas veces llegan algo tarde para ser correctamente socializados y el personal no da a basto para hacerlo igual que en un criadero...Seguro que en las protectoras hay de todo, gatos muy cariñosos y gatos muy independientes, pero no me la quise jugar. Luego, conforme buscaba, empezaron a aparecer otros factores, como predilección por una raza determinada (los Ragdolls!) y color, el tipo de pelo, etc.

      Eliminar
    3. como siempre, la socializacion juega un papel fundamental en el caracter del gato y algunos callejeros no han podido tener ese proceso. Tambien la genetica influye y por ello muchos callejeros aun sin ser socializados tienen muy buen caracter. Normalmente en un buen criadero se cuida tanto la genetica del caracter como la socializacion, y por ello suele ser mas seguro en este aspecto. Algun dia pondre un post sobre estos interesantes puntos de vista.

      Eliminar
  3. Como me voy a negar a dejar un comentario si me lo pide esa belleza felina nnnoooooo.

    ResponderEliminar
  4. Pero que guapísima es Beauty ! Magnifico post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias de mi parte y de parte de Beauty! ;))

      Eliminar
  5. Yo estoy de acuerdo a medias con lo de las adopciones.

    Que no se me malinteprete, claro que hay que buscar hogar a los gatitos abandonados!!!!!

    Pero desde mi punto de vista el objetivo es el de concienciar una cria responsable. Lo que hay que evitar es esas mentalidades de "¿como voy a castrar a mi gato? pobrecito" Y luego dejarle suelto y que monte todo lo que se mueva. Ese es uno de los aspectos más importantes del criador, no en el aspecto de que sea hijo de "campeones", si no en el aspecto de que ha sido criado con responsabilidad y en unas condiciones adecuadas.
    Es decir, hay que huir del concepto de que el que busca un gato de criadero es un "pijo" con pasta. No, es una persona que apoya la cria responsable y trata de faovorecerla.

    Muy buen post!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, que conste que tambien hay pijos con pasta jajajajajaja pero vamos, que hay motivos tanto para adoptar como para comprar aparte del asunto monetario ;)

      Eliminar
  6. Reconozco que hay personas con conciencia que se dedican a criar especies puntuales de felinos procurando siempre mejorar las razas ,pero también hay piratas de toda ralea que medran haciendo dinero con eso,para ellos mi mas absoluto rechazo.Inocencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esque a esos piratas, yo no los denomino criadores, sino sinverguenzas

      Eliminar
  7. Buenos días,
    Solo quiero dejar aquí reflejada mi experiencia. Muy positiva en cuanto a mi muy querido gatito. Pero tan mala con el criador escogido.
    La única experiencia en gatos hasta hace tres meses, fue un gato siamés que tuve de niña. Hasta hace un año no me había planteado tener nuevo gato por la responsabilidad que es tener una mascota en casa.
    Cuando ya estoy convencida de poder mantener esta responsabilidad durante muchos años, me pongo manos a la obra.
    1) Adoptar o comprar. Opto por la compra
    2) ¿Qué raza?. Después de mucho mirar, RAGDOLL.
    3) ¿Qué criador?
    Ahí cometo mi gran error. Soy de Madrid y pensé que me sería más fácil encontrar un criador en el Club Felino de Madrid. Entro en su página y selecciono uno que tiene una tienda en Madrid y que por tanto podría ver y visitar a mi querido futuro gatito varios días antes de decidirme.
    Así lo hago. Voy a la tienda ……y cuando cojo en brazos a mi gatito…….yo le había abrazado pero él….él era todo amor.
    Me voy con mi gatito a casa. Es el gato perfecto, el más bueno, el más cariñoso, el más juguetón, el más…….. Todo es perfecto. Le adoro.
    Empiezo a trillar todo internet buscado como darle el mejor cuidado. Os conozco. Todo sobre mi gato, se convierte en mi página preferida.
    Me paso el día hablando de mi gatito. Tanto, que hasta un amigo termina comprando una gatita en el mismo criador. Ya somos dos los orgullosos dueños de gatitos.
    Buscando en la red nos enteramos que la raza Ragdoll tiene un problema genético, llamada cardiomiopatía hipertrófica, HCM. Seguimos informándonos y vemos que hay un test genético para detectarlo.
    Convencidos de que el criador al que le hemos comprado los gatitos sería un criador responsable y que sus reproductores estarían libres de este gen, hicimos el estudio genético, simplemente para confirmar que todo estaba en regla. El HCM es una enfermedad de fácil erradicación. Simplemente hacer un estudio génetico (unos 30 €) de cada reproductor y sacar a los portadores del ciclo reproductor. Y YA ESTA. Se deja de transmitir.
    Cuando nos han llegado los resultados no eran los esperados. Son gatos PORTADORES, es decir, enfermos, de momento asintomáticos o eso creemos. ¿Cuándo desarrollarán la enfermedad? No lo sabemos.
    Ahora lo importante son ellos. Ya tenemos cita en cardiología del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Complutense. Haremos todo lo que esté en nuestras manos para que tengan una vida sana el mayor tiempo posible. Y que cuando se manifieste la enfermedad tengan los mejores cuidados.
    Hemos informado al criador de los resultados. No espero que cambien en su cría irresponsable. Si no lo ha hecho antes, tampoco lo va a hacer ahora.
    Hemos informado al Club Felino de Madrid. Nos ha tratado muy mal. Además de malas palabras, se limitan a decir que ellos no velan ni se preocupan de que los gatos reproductores sean sanos. No les importa lo más mínimo, ni lo que nos ha pasado a nosotros, ni lo que puedan decir otras organizaciones a las que podamos escribir. Han sido de los más groseros y mal educados.
    Me ha dolido mucho enterarme que el Club Felino de Madrid, al que yo visité pensando que era un referente a la hora de buscar un criador responsable, no les importe el bienestar de los gatos y que para ellos sea simplemente un negocio más.
    Muchas gracias por permitir que cuente aquí mi mala experiencia con un criador irresponsable y con un Club Felino de Madrid que permite y consiente que sus asociados se comporten irresponsablemente.
    Un saludo,
    Marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta, siento mucho lo de tu gatito. COmo explico en el post, el hecho de que un criador este afiliado a una asociacion felina no significa directamente que sea un buen criador. Los buenos criadores se afilian, pero los malos tambien. Otro mal sintoma de tu criador es que posea una tienda. Los criadores suelen ser muy selectivos con los dueños, y no suelen tenerlos " a la vista" en un expositor. Hay de todo claro, pero no es lo normal. Tenemos un post sobre el HCM, que supongo que habras leido.

      Eliminar
  8. Muchas gracias por tu apoyo.

    Aun he tenido nuevas malas experiencias con LA CASETA. Ahora ha sido con los veterinarios de la misma tienda.





    Le decimos a los veterinarios de LA CASETA el resultado del análisis genético. Nos hacen estudio de ecocardiograma y nos dicen que todo está perfecto.

    A la semana los llevamos a cardiología del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Complutense y nos comunican que empiezan los problemas de corazón.

    NOS HABÍAN ENGAÑADO OTRA VEZ EN LA CASETA.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar!