martes, 11 de febrero de 2014

El Siamés, una raza conocida pero a la vez desconocida




El gato siamés es uno de los gatos mas conocidos del mundo. Si le preguntamos a alguien “no iniciado” en el mundo felino que nos diga tres razas de gato, casi seguro que nombrará al siamés. 
Quizá te sorprenda saber que, en realidad, es un gato bastante raro, y posiblemente hayas visto muy pocos siameses auténticos, al menos en España. Y es que hay que diferenciar entre lo que es un siamés, y un gato con el patrón de coloración “colorpoint”, muy presente en los gatos dométicos sin raza. Aunque los siameses tienen la típica coloración oscura en hocico, orejas, patas y cola y el cuerpo claro, no todos los gatos que la presentan son siameses. Es una confusión muy extendida, y por eso mucha gente dice tener “un siamés” cuando realmente, no lo es.

¿Quereis conocer la larga y antigua historia de los siameses?


Historia de los Siameses

El siamés es considerado una de las razas más antiguas, y se cree que procede de Tailandia, antiguamente llamada Siam. Esta antigua tierra asiática es la fuente de su nombre y  de sus múltiples leyendas: “Los gatos Reales de Siam”. Estos gatos, conocidos como “Points Reales” eran tratados con grandes honores, de tal manera que nadie excepto el Rey y miembros reales tenían permitido tenerlos.

Este felino se considera una raza “natural” que apareció sin interferencia humana. Dibujos de gatos “seal point” aparecen en un manuscrito llamado “El libro de los Poemas de Gatos” escrito en Siam entre 1350 y 1700. Existen muchas leyendas acerca de los siameses, que incluyen algunas de sus características primigenias. Hace muchos años, estos gatos presentaban deformidades como los ojos bizcos o nudos en la cola, que se veían como características propias de la raza, y existen muchas leyendas acerca de su origen. Una de estas historias cuenta como el gato de la Princesa de la Casa de Siam usaba su cola a modo de porta anillos mientras ésta se bañaba. Los nudos de la cola impedían que los anillos se cayeran y se perdieran. Otra leyenda cuenta como cuando todos los hombres de Siam dejaron su reino para defender el territorio, dejaron sólo dos gatos (Tien y Chula) se quedaron para guardar una copa dorada de Buda en el templo sagrado. Tien dejo a Chula al cargo de la copa mientras fue a buscar a un sacerdote. Chula, con todo el trabajo al cargo, nunca dejaba de mirar la copa, enrollando su cola en ella. Mientras esperaba a Tien dio a luz a unos cachorros que habían nacido con las deformidades que ella había adquirido durante su tarea: ojos bizcos de tanto mirar, y cola torcida y llena de nudos de sujetar la copa.

Los siameses eran venerados en su tierra natal mucho antes de que en Europa se conociera su existencia. El Príncipe de Siam era muy celoso y los mantenía como una “raza real”. Cuando una persona de rango real moría, se seleccionaba a uno de estos gatos para recibir el alma del muerto. Este gato se enviaba a un templo donde quedaba el resto de su vida, viviendo con gran lujo, los monjes y sacerdotes eran sus siervos, dándole de comer los mas finos manjares en platos de oro. Los familiares del muerto se encargaban de proveer de todo al gato, porque la tradición decía que les traería la fortuna.  Se suponía que estos gato tenían poderes especiales y podían interceder por el alma del muerto.

Aunque la tradición dice que los siameses se criaron en Siam al menos varios cientos de años, poco se sabe realmente de su apariencia nativa y como se criaron. Si los moradores de Thailandia teían un programa de cría, acabó antes de la segunda mitad del siglo 20, si alguna vez existió. Quizá simplemente en Thailandia hubiese mayor cantidad de gatos que portaban la mutación colorpoint que en otros países. Todavía pueden verse gatos colorpoint por las calles de Thailandia, de toda forma física y condición, algunos con la cola torcida, pero muchos sin colorpoints. Quizá ni siquiera estuviesen restringidos a Siam: Se han encontrado pinturas chinas con gatos similares, pintados en el siglo 19. El explorador Peter Pallas dibujó un gato que vió cerca del mar Caspio en 1794, con apariencia de gato siamés.

El Siamés es la raza de gato reconocida más antigua. No hay duda de que esta raza, importada a Inglaterra en el último cuarto del siglo 19, fue el ímpetu para la cria de razas. Gatos siameses aparecieron en el show del Crystal Palace  en Londres, en fecha tan temprana como 1881.

Se cree que los siameses viajaron desde oriente hacia Gran Bretaña con los mercantes a través de la antigua Ruta de la Seda desde China. Pero parece que existe mucho misterio en como llegaron a Europa. No se sabe con exactitud cuando sucedió. EL primer caso documentado cuenta como dos gatos siameses se regalaron a una mujer llamada Lillian, la hermana del cónsul británico, el general Owen Gould., en Bangkok en 1884. Estos gatos fueron exhibidos en el Crystal Palace en 1901, siendo la fascinación tan grande que en ese mismo año se creó el Club del Gato Siamés. La hermana del cónsul, Lilian Jane Veley, fue su miembro fundador, junto con sus hermanas Miss Forestier Walker y Mrs. Vyvyan. Estos nombres, junto con Lady Marcus Beresford, son los asociados a la fundación de la raza Siames en Europa. Los dos gatos regalados, llamados Pho y Mia, fueron los primeros gatos registrados, pero no tienen “pedigree” ya que se desconocía su parentela. Curiosamente, ya había habido siameses exhibidos 13 años antes, en 1871, en el Crystal Palace, donde habían sido presentados como una forma de gato antinatural. A pesar de esta mala prensa, el Siamés se convirtió rápidamente muy popular entre los británicos. En ese tiempo, los ojos bizcos y la cola torcida se consideraban caracteres propios de la raza, no deformidades o faltas como hoy en dia.

Entre 1884 y el final del siglo, un considerable número de siameses se importaron a Inglaterra y se registraron en el Registro Británico de Gatos Siameses. Miss Forestier Walker, tenía a Tiem O´Shian, un antecesor de Tiam O´Shian IV, un ganador en el Crystal Palace en 1900 y 1901. El primer estándar redactado, en 1892 y reescrito en 1902, describía un Siamés como “asombroso, de tamaño medio, aunque pueda pesar no aparenta tamaño, ya que debe tener apariencia esbelta, se distingue por su cola torcida”.

Los primeros siameses conocidos fueron importados durante los 70 del siglo 19, pero aparentemente no se usaron para la cría. Todos los siameses con pedigree de la actualidad descienden de alrededor de once gatos que fueron importados desde Siam a Inglaterra a comienzos de 1880.  Algo de “sangre nueva” fue introducida después, en el siglo 20, particularmente después de las guerras mundiales que pusieron al siamés en peligro de extinción, pero estos once gatos originales son los fundacionales de los actuales siameses.

Para conocer los detalles de estos once gatos, tenemos que examinar escritos de la época, fotografías o testimonios personales. Existen pocas fotografías de los gatos y de sus primeros descendientes. Muchos de los gatos no se fotografiaban, o sus fotos no sobrevivieron hasta hoy. Entre los pocos que sobrevivieron, muestran gatos robustos, de mejillas redondeadas, similares a los gatos que hoy en día se denominan “siameses de cabeza de manzana”. Un ejemplo es la foto de Tiam O´Shian IV, que se importó desde Oriente en 1886 por Mr. Vyvyan. Teniendo en cuenta que en una foto al gato solo se le muestra desde un ángulo y la fotografía puede modificar algunas características , lo cual hace difícil saber exactamente cual era su longitud y forma.  Pero por la apariencia, se puede observar que Tiam O´Shiam IV era mucho mayor, mas rechoncho y menos extremos que los modernos siameses:


Juzgando las fotos, se aprecia que existió mucha variabilidad en los primeros siameses. Una foto del campeón Wankee, el primer siames que se volvió campeón, muestra un macho muy robusto, pero con un cuerpo largo y una cabeza mas angulosa y una mandíbula alrgada. Wankee fue importado desde Hong Kong en 1895 por Mrs. Robinson.

Si vemos la foto de otro gato, Ah Choo, que era hijo de Tiam O´Shian III (importado), vemos que tiene mejillas redondeadas. Aunque no es muy afinado, su cabeza es ligeramente mas alargada y angulosa que los anteriores.

Ah-Choo
La criadora inglesa Mrs. Veley, que tenia dos de los siameses originales, escribió que existían dos “tipos” de siameses entre los gatos importados. Un tipo era redondo y robusto (el “cabeza de manzana”) y el otro tipo, era mas afinado y con “cara de marta”. No se sabe con exactitud a que gatos en concreto se refería. El tipo de cuerpo es un carácter poligenético, es decir, depende de muchos genes y hay una variabilidad continua, como en humanos. Esto quiere decir que no hay gatos “gordos” y “finos” sino un rango intermedio entre ellos, por lo que tampoco es que existiesen dos tipos de siameses, sino que Mrs. Veley expresaba que uno de sus gatos  era mas “fino” y el otro más robusto. No tenemos fotos de sus gatos, pero si de tres de sus cachorros. Los cachorros parecen tener un look moderado, con mejillas redondeadas pero con cabezas angulosas, por ello la mascara oscura forma un triángulo.



Los siameses continuaron importándose durante los primeros años del siglo 20. En 1919, Greta Hindley y su marido trajeron una hembra de siamés llamada Puteh desde Malaya hasta Inglaterra. Puteh fue la hembra fundacional del criadero Prestwick Cattery, un criadero que duro décadas y que tuvo una gran influencia en la raza siamesa. Puteh fue descrita como una hembra de cuerpomuy claro y cabeza estrecha. Presumiblemente su cabeza no era tan estrecha como los modernos siameses, pero no se disponen fotos de ella, pero hay muchas fotos de otros gatos de ese criadero, como el hijo de Puteh, llamado Prestwick Perak. Perak era un gato de tamaño moderado, tipo mediano y una cabeza angulosa. Los primeros estándar de la raza describían esa cabeza angulosa como una característica ideal. Greta describía la cabeza de Perak como perfecta, al menos para esa época. Los escritos de la época describían a los gatos Prestwick como poseedores de unos ojos profundamente azules y con colas torcidas. Todavía se consideraba que una cola torcida y ojos bizcos era algo inherente a la raza.

Perak

Las primeras importaciones a los EEUU ocurrieron unos pocos años antes de 1900. Algunas primeras importaciones no se registraron. Los gatos usados para criar no provenían de Siam, sino de Inglaterra. Probablemente el primer siames en America llego durante la presidencia de Rutherford (1977-1881) como regalo del cónsul americano en Bangkok a la esposa del Presidente, Mrs. Lucy Webb Hayes (1877-1881).  Cuando el gato llegó a la Casa Blanca, se le llamó Siam y pronto se convirtió en un gato muy admirado.

Como se escribe en el “Libro del Gato” de Francis Simpson (1903), Adele Locke fundó el Club Beresford, donde se registró el  primer criador americano de siameses en sobrevivir largo tiempo, teniendo el primer siamés, Lockehaven Siam. Mrs. Locke tuvo  varios siameses, mostrándolos en shows y viajó mucho.  El club empezó a registrar y publicar los sementales en 1900. El registro fue heredado por la Asociación del Gato Americana, el registro de gatos de pedigree mas antiguo de los EEUU. Los primeros gatos registrados son Lockhaven Siam y Sally Ward, de Mrs. Clinton Locke. El libro de Beresford también contiene fotos de Lockhaven y de su hijo, Chom.

El entusiasta de los gatos Hettie Gray Baker, vio las fotos de Locke y escribió en 1951 que Siam era un gato robusto y ancho, pero que Chom era de los más fino que se vio en ese tiempo (1930-1950). Probablemente Hettie describiera a un gato moderadamente esbelto, similar a su gato Mikado Fleet. Mrs. Robert Locke (no confundir con Mrs. Clinton Locke) se hizo con tres siameses: Calif, Siam y Bangkok. Estos tres gatos se ven en una fotografía, observándose que el gato en sus rodillas es mucho mas pesado que el resto, mas ligeros. Sin embargo, todos tienen un tipo moderado.



En los registros no aparecen gatos siameses “modernos”, de aspecto muy ligero y alargado, en el siglo 19 o durante los primeros años del siglo 20. La primera foto que muestra un moderno siames extremo no aparece hasta después de la segunda guerra mundial y no se hacen frecuentes hasta 1950. Aunque los gatos modernos ya existían en los shows en esa época, la mayoría de gatos campeones retratados son similares a los primeros gatos, de “estilo antiguo”. Uno de los primeros gatos en poseer la constitución ligera y alargada, de huesos finos, fue Fan T Cee´s TC, del criador Marge Naples, un macho muy admirado y utilizado como semental. Los libros con siameses modernos comenzaron a hacerse populares en 1980.


Fan T Cee´s


Fue en los años directamente anteriores a la segunda guerra mundial cuando la popularidad de los siameses estaba en su apogeo, asi como la cria de gatos de raza. Los Persas y los Siameses dominaban el panorama, con cientos de ejemplares. La calidad de los ejemplares, como suele ser común cuando una raza se hace popular, se resintió, para cubrir la demanda de ejemplares, resultando en una difusión de sus caracteres: ojos de color azul pálido, cabezas redondas, muy pesados, seguramente mezclados con otras razas y pobremente seleccionados. Muchos jueces clamaban sobre la pobre calidad de los ejemplares mostrados. De modo general, solo se tuvo en cuenta “el color y el patrón” del siames, para obviar su estructura. Este concepto perdura hasta hoy en dia, considerándose, erróneamente, cualquier gato con el patrón colorpoint como “siamés”, a menudo llamando a estos gatos “siameses tradicionales”.

Desde 1960 la raza fue evolucionando lentamente, lo que se consideraba un “look tradicional siames” evoluciono a  un tipo mas delicado y estremo. El cuerpo se volvió mas alargado, los ojos más “achinados” y las orejas mas grandes, acentuando los caracteres normales, sin requerir mezcla de oras razas. Sin embargo, actualmente algunos criadores has revertido estas características (algunos mezclando con otras razas de gatos), para obtener el gato denominado Thai, una especie de “siames de look tradicional”. Este aspecto es muy controvertido entre los criadores.

En 1966 el criador de siameses Jeanne Singer escribió un prefacio para el estándar de CFA del siamés, favoreciendo el tipo moderno, lo que incremento la cria de estos ejemplares, siendo en 1980 el look predominante en shows. Sin embargo, existen algunos criadores (muy pocos) que apostaron por el look tradicional, y crian lo que ellos denominan “siameses de cabeza de manzana”, mas moderados en su look. Estos criadores claman que el moderno siames es una distorsión del siames original, sin embargo, no todos los documentos históricos apoyan esta hipótesis.

Algunos escritos de gente que observó los primeros siameses importados a Inglaterra los describen de modo muy similar al estándar de CFA. Las primeras palabras usadas para estas primeras importaciones son “esbelto”, “ligero”, “mas pequeño que los gatos comunes”, “de pies pequeños y ovales y pequeñas cabezas puntiagudas”. En 1889 un estándar muy antiguo describen la cabeza del siames como “pequeña, ancha a través de los ojos, frente plana y curvada, larga nariz, mejillas anchas estrechandose hacia la nariz”. En otro estándar de 1902, la cabeza se describe como “bastante larga y puntiaguda” y la forma del cuerpo como “bastante largo, patas proporcionalmente delgadas”. El estándar de CFA de 1956 recogió todas estas características con un lenguaje mucho más esplícito.

Muchos criadores modernos piensan que estos gatos llamados “cabeza de manzana” eran seguramente cruces con gatos nativos, tanto de EEUU como de Inglaterra. Los primeros gatos importados  se consideraban muy delicados por los criadores originales, y quizá algunas personas, para otorgarles  “fortaleza” recurrieron a cruces dando lugar a gatos mas pesados, redondos y en diversos colores. Mucha controversia hubo en aquella época, con algunos defendiendo los cruces con otras razas y otros creyendo que solo se debería criar con especímenes importados.  Hay un registro en el que se describen gatos de tipo “seal point” mas ligeros, y gatos denominados “chocolate point”, mas oscuros y pesados, similares a los “cabeza de manzana”.

Como hemos dicho antes, entre 1940 y 1950 los siameses se volvieron tan populares que algunos solo los criaban por color, cogiendo gatos colorpoint y llamándolos siameses, solo por tener ese patrón. Dado que se conocía muy poco de genética, sobre todo el gran publico, se llamaba siames a todo gato colorpoint, e incluso algunos registros permitían registrar estos gatos basándose en el patrón, recibiendo papeles declarando que era “siameses purasangre”.

Debido a su popularidad y belleza, el Siamés ha sido utilizado para incorporar características a otras razas modernas, incluyendo el Ocicat, Persa himalayo, Burmés, Tonkinés, Havana Brown, Snowshoe y una miríada de razas orientales (Oriental Shorthair, Oriental Longhair, Colorpoint Shorthair, Colorpoint Longhair, Balines y Javanes).

Aunque al principio solo se exhibían gatos de color “seal” (negro) poco a poco aparecieron gatos azules, chocolate y lilac que fueron aceptados en shows. Hoy en dia, el siames esta disponible en varios colores, incluyendo los patrones tabby y smoke. Existen también siameses cinnamon, caramel, fawn, rojos y crema.  Actualmente, todas las asociaciones felinas reconocen al Siames, y la Asociacion Internacional Felina (TCA) reconoce también al gato Thai, similar al gato siames tradicional.

El estándar actual según Fife

El Siamés es un gato de pelo corto de talla mediana, gato point, de tipo oriental.
La cabeza:

En cuña, creada por líneas rectas que se extiende de la nariz a la punta de las orejas que forman un triangulo, el hocico fino, sin descanso (stop) del hocico.El perfil : Una larga línea recta hasta la nariz o un ligero cambio a mitad de camino del ángulo encima de los ojos (ligeramente plano).La frente: Lisa.
Las orejas: Anchas en la base, notablemente grandes. Colocadas para continuar la forma de la cuña, ni demasiado altas ni tampoco con luz.
Los ojos : Almendrados. medio-largos, colocados con una inclinación Oriental hacia la nariz, de tal manera que forma una línea de la esquina interna a través de la esquina exterior esté en línea con el centro de la base de la oreja. No podrá haber menos distancia entre un ojo y el otro que la anchura de un ojo entre los dos. Se prefiere un color vívido en todas las razas.
Cuerpo 

Torso : Largo y tubular con igual anchura en los hombros y las caderas , talla mediana , buena osamenta. Musculatura : Muy firme, elástico y bien musculado. Piernas : Mas largas las piernas posteriores que las delanteras, osamenta fina pero proporcionada para soportar la longitud y peso del cuerpo, musculatura firme. Pies : Pequeños y ovalados. Cola : Larga , proporcionada a la medida global del gato .Mas ancha en la base , afinándose para acabar muy fina.
Pelo / Color / Modelo
Capa : 

Muy corto, firme, cerrado, de textura fina. Gama de Colores : Se entiende que hay una escala de tonos de colores dentro de cada color permitido. El énfasis se pone en la uniformidad y concreción del color, no en el color individual.
Se  permite cierta "sombra" en el cuerpo, del color del point. Se permite cierto oscurecimiento para la capa del cuerpo en los gatos de cierta edad, pero deben poder  contrastarse perfectamente los points respecto al cuerpo.

Points particolor, poseerá varias señas del color y la capa blanca del cuerpo, y en ningún momento debe aparecer parches o señales de color en la capa, pues sería considerado una falta. Falta de tono en los points, barras en las piernas no son deseables excepto en los Linx point. Es deseable la carencia de elementos que quiten nitidez en todos los modelos.

Descripción General: El gato ideal es esbelto, un gato elegante, muy refinado de líneas largamente trabajadas. Debe estar en excelente condición física, dando sensación de fortaleza, elasticidad y musculatura sólida sin exceso. Estas razas se consideran de talla media , balanceadas y proporcionada se tienen en mayor estima. Estos gatos deben observarse globalmente y mantener el equilibrio. Si es extremo en una parte, todas las partes deben ser extremas para que el conjunto resulte equilibrado.

El carácter del Siamés

El Siamés es un gato curioso, muy inteligente y demandante. No es un gato para personas que quieren un gato calmado. Este gato siente pasión por su dueño y querrá tu atención, y si no se le presta atención o juegos, puede volverse destructivo (su curiosidad le llevará a trepar, abrir armarios o cajones y probar todo lo que se le ocurra). Pueden aprender trucos, ya que son muy interactivos: se les puede enseñar a coger y traer la pelota.

Dada su amistosa naturaleza, y su afán por interactuar con humanos, los gatos siameses son conocidos por ser muy parlanchines. Su maullido es particular, y lo practican a menudo.
En definitiva, el gato Siamés es para amantes de los felinos divertidos y activos, muy cariñoso y apegado a su dueño

La Salud del gato siamés

Los gatos siameses son gatos ágiles y saludables, aunque se han detectado algunas enfermedades más frecuentes en la raza. Los ojos bizcos aparecen de vez en cuando, aunque no son un problema demasiado grave.

Más grave es la atrofia progresiva de la retina (PRA). Los gatos con esta enfermedad acaban ciegos. Se detecta con una exploración oftalmológica, y también existe un test genético para detectar los gatos portadores.

La amiloidosis es una enfermedad provocada por el acúmulo de una proteína en diversos órganos, sobre todo en el hígado. Tambien se han detectado en siameses algunas enfermedades cardiacas, como la estenosis aortica.
Tambien parecen tener mayor tendencia a tener enfermedades alérgicas o asma.




Mi vecina tiene un siames…

Por desgracia, como ya hemos comentado, los siameses son una raza rara hoy en dia. No se crian demasiados y no están muy presentes en shows y poca gente ha visto un siamés. Otra cosa muy distinta es que, la larga sombra del siames a lo largo de la historia ha dejado como herencia muchos gatos sin pedigree con la coloración típica colorpoint. Estos gatos sin raza, con algún antecedente mas o menos lejano de siames, pueden tener características similares a la raza (alguno tiene ojos bizcos o cola torcida) incluyendo los famosos “points”.

Por tanto, el gato de tu vecina no es siames. Pero conserva en su genética, una herencia propia de uno de los gatos más antiguos e influyentes de la historia felina.Y como cualquier gato, es un tesoro felino.





12 comentarios:

  1. Una entrada completísima. Yo también digo que tengo un siamés, pero en vista del éxito, el pobre Ramsés es un pariente lejano. Aunque eso si, juguetón y muy de su dueño. Un gato excepcional nuestro Ramsés.
    Ronroneos Gatunos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No importa su parentela, Ramses seguro es un gato digno de ser alabado en el antiguo Siam!

      Eliminar
  2. Muy interesante! Yo tengo un gato del tipo "Snowshoe", y por lo visto es mezcla de siamés y gato europeo, con enormes ojos azules, y su carácter es muy muy siamés, jajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Snowshoe es todavia mas raro que el Siames, en realidad es un gato con un tipo similar al "siamés tradicional" con manchas blancas.

      Eliminar
  3. Jajaja, muy interesante, el gato siames es una raza que me gusta mucho, para todos los que les gusten aquí dejo un blog con mucha información sobre esta raza: http://gatosiames.es

    ResponderEliminar
  4. Hola, tengo una gatita callejera carey, y es bizca, tiene la cola torcida cerca de la punta, y tiene la cara y nariz mas propias de los siameses. Ademas es muy pequeñita. La acogi cuando tenia uno o dos meses, me dijeron la edad por sus dientes de leche, y siempre habia pensado que es una gata distinta (cara pequeña, cola rota, bizca, canija) porque vivía en la calle y lo mismo no tuvo una buena alimentación mientras crecía, pero leyendo tu artículo he pensado que lo mismo ha tenido un tataratatarabuelo siames. Siendo carey, creeis que es posible? que sus singularidades pudieran ser geneticas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pudiera ser. El hecho de que sea carey indica que ha sido mezclada con otros gatos, de diversos colores, pero pudiera ser que tuviera ancestros siameses.

      Eliminar
  5. Muchas gracias e aprendido mucho del gato siamés

    ResponderEliminar
  6. Me encantó tu artículo, muy completo, al siamés de cabeza de manzana se le reconoce como otra raza hoy en día les llaman Thai, al menos así figuran en el Registro de gatos chileno y en Tica.

    ResponderEliminar
  7. Yo alimento una gatita de la calle, y su fisonomía es exacta a la de un gato siamés, tiene la cola torcida y ha tenido un bebé con la cola igual, pero ella es negra.

    ResponderEliminar
  8. Hola Yo tengo un gato *siamés* pero como se si en verdad es siamés, es peludo, es muy curioso y siempre a mi abuela *que es quien casi siempre la da la comida y lo acaricia muchas veces* y entonces tiene un tono beige, y chocolate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La única manera de saber seguro segurísimo que un gato es siamés es con el pedigree que es un papel donde pone la parentela de tu gato, su árbol genealógico.

      Eliminar

Gracias por comentar!