jueves, 8 de junio de 2017

Alergias e intolerancias en los gatos


En el post de hoy vamos a conocer dos enfermedades que pueden afectar a nuestros gatos, y que en ocasiones pueden parecer lo mismo, pero no lo son. Ambas suelen relacionarse con la ingesta de ciertos alimentos, aunque las alergias pueden no ser exclusivamente alimentarias, sino que un gato puede ser alérgico a sustancias inhalables (polen, por ejemplo) o por contacto en la piel.




Si nos centramos por un momento en la alimentación, podemos decir que las intolerancias ocurren en el aparato digestivo, normalmente por un problema en la digestión de una sustancia. Puede ser que el gato tenga alguna deficiencia enzimática o que se produzca alguna reacción indeseada a algún ingrediente. Por norma general, los gatos intolerantes pueden comer pequeñas cantidades de comida a la que sean intolerantes.

Sin embargo, una reacción alérgica involucra al sistema inmune. Ya sabemos que el sistema inmunológico es el que nos defiende de agresiones externas, y en el caso de la alergia, lo que ocurre es que nuestro sistema inmune identifica como amenaza como algo que no lo es realmente. De este modo, el sistema inmunológico produce anticuerpos (de tipo IgE, son específicos para esa sustancia o alérgeno) que viajan por el cuerpo reaccionando con la sustancia a la que le tenemos alergia. Esta reacción es lo que provoca los síntomas alérgicos.

A diferencia de las intolerancias, las alergias pueden provocar reacciones graves que pueden llegar a matar al animal, incluso si se ingiere, toca o inhlala una cantida ínfima del alérgeno al que se es sensible. A este tipo de reacciones graves se les llama anafilaxia, son rápidas y muy peligrosas.

Comenzaremos pues, a ver las alergias en los felinos, puesto que suelen ser más peligrosas que las intolerancias.

Alergia en los gatos

La alergia es una enfermedad multifactorial. Es decir, un gato no tiene alergia por una sola causa, sino que hay un montón de factores, tanto propios del individuo como del medio en el que vive (y como vive) que interaccionan y pueden provocar que finalmente tenga alergia a algo.

Los gatos y en general, todos los seres vivos, estamos expuestos a miles de sustancias y nuestro cuerpo debe permanecer pasivo frente a muchas de ellas, que son inocuas. Esto significa que tanto el sistema inmune local (el que está en el órgano que está en contacto con el posible alérgeno) como el sistem inmune sistémico deben no responder.

Algunas de las alergias más conocidas en gatos son las alergias alimentarias, aunque con una incidencia desconocida. Comenzaremos a hablar primero de elllas. Se estima que, además, el 30% de los gatos que tienen alergia a alguna comida tiene ademas alguna otra hipersensibilidad (otro tipo de alergia, por ejemplo).

En gatos, los alérgenos que se ha visto que provocan más problemas son la ternera, productos lácteos y pescado (90% de los casos) y el resto suelen ser de pollo, cordero, cerdo, conejo, huevo, maiz, trigo...Muchos de los gatos pueden tener mas de una alergia o desarrollarla posteriormente.

No parece que exista una mayor probabilidad de tener alergia en machos o hembras, ni por razas, aunque se ha visto que los Siameses y cruces relacionados pueden tener una ligera prevalencia. La edad de aparición de las alergias felinas va desde los 3 meses a los 11 años, con una media de 4-5 años. Tampoco suele asociarse el introducir un nuevo alimento con que aparezca alergia, y de hecho, en muchos casos el gato se vuelve alérgico muchos después de estar comiendo un alimento (por ejemplo, estar comiendo 2 años un alimento y volverse alérgico). Es decir, parece que el tiempo de sensibilización es largo.

Los síntomas de la alergia alimentaria suelen consistir sobre todo en problemas dermatológicos y síntomas gastrointestinales (aunque en ocasiones puedan afectar a más órganos). El prurito o picor de piel es muy recurrente, y puede ser generalizado o localizado, sobre todo en cabeza, cuello y región ocular.
Tipicas lesiones por alergia alimentaria en la cara

El prurito puede ser variado según el gato: en algunos animales puede ser miuy intenso, haciendo que el gato se rasque compulsivamente y causándose aunto lesiones graves. También puede depender de un dia para otro. Incluso con tratamiento, el prurito podría no desaparecer. Las dermatitis, placas de eosinófilos, granulomas, úlceras y alopecia también son comunes.
Los síntomas gastrointestinales también pueden ocurrir, aunque no todos los gatos con alergias alimentarias los presentan. Entre los síntomas, podríamos citar pérdida de peso, vómitos, diarrea, dolor abdominal, inflamación intestinal y colitis. La existencia de síntomas dermatológicos junto a gastrointestinales suele indicar una alergia alimentaria.

Dado que algunos de estos síntomas estan presentes en otras enfermedades, conviene realizar diagnóstico diferencial para otras patologías, como infecciones por ectoparásitos (pulgas y otros), enfermedades inmunes (atopia, hipersensibilidad a mosquitos o pulgas...), infecciones (calcivirus, estafilococos...), neoplasias (carcinomas, linfomas, tumores) y otros (mordeduras, cuerpos extraños alojados en el cuerpo, nerviosismo o problemas psicológicos).

El diagnóstico de una alergia alimentaria, por tanto, debe hacerse primero descartando todo lo anterior y suele realizarse finalmente una dieta de eliminación (ver más adelante), para después hacer una pequeña prueba, volviendo a comer el posible alérgeno y ver si vuelven los síntomas. Si es asi, es decir, el gato mejora tras la dieta de eliminación y después vuelven al introducir de nuevo el alérgeno sospechoso, entonces se puede concluir que el gato tiene alergia alimentaria.

Otras formas de diagnosticar las alergias es mediante un test similar al que se hace en humanos, ya sea intradermal o con un test sanguíneos de anticuerpos, aunque se suele hacer en muchas menos ocasiones que en el caso humano.Esto es usado esencialmente en alergias no alimentrias.

Las dietas de eliminación son dietas que incluyen una fuente de proteína única (eliminando cualquier otra) o bien proteina hidrolizada. En principio, el gato podría ser alérgico a cualquier tipo de proteína, asi que hay que decidir por cuál hay que empezar a probar a eliminar. Este tipo de dietas deben ser estrictas y mantenidas un tiempo suficiente para que sea eficaz. Algunos gatos tardan entre 3-4 semanas en mejorar con la dieta de elimincación, pero muchos veterinarios recomiendan alargar este proceso al menos 12-16 semanas, para permitir que el animal responda adecuadamente.

No deben de darse chucherias adicionales al animal o acceso a otro tipo de comida.

Tipos de dietas de eliminación

a)  Dietas comerciales monoproteicas: este tipo de alimento comercial presenta una sola fuente de proteina, normalmente de algún animal que no haya comido el gato en su alimento habitual anterior. Por ejemplo, algunas carnes utilizadas incluyen venado, cordero, conejo, cabra, canguro, avestruz o pescado. Se evitan carnes que estén de alguna manera relacionadas con la que se sospecha a la cual sea sea alérgico al gato (por ejemplo, si se sospecha que el gato es alérgico al pollo, se evitan dietas que lleven pavo o pavo). De la misma manera, si se sospecha de alergia a cereales, se intenta que la dieta de eliminacion lleve guisantes, calabaza o patata como fuente de carbohidrato. Es de destacar, que el modo en que estos alimentos son procesados, preservados y empaquetados puede afectar también a la alergia del animal.

b) Comida casera monoproteica: esta opción permite un control mucho mayor en lo que realmente come el animal y controlar la ingesta. Pueden ser personalizadas totalmente para cada paciente. Además, no contienen preservadores ni otro tipo de aditivos, y la posibilidad de contaminación cruzada con otros ingredientes es mucho menor. Algunos gatos no muestran ninguna mejora con dietas comerciales de eliminación, y sin embargo lo hacen con las dietas caseras. La desventaja de este tipo de dietas es controlar el balance nutricional: existen diversos estudios que indican que una gran parte de las dietas caseras de eliminación no se reaizan adecuadamente, tendiendo a ser demasiado altas en proteínas,  bajas en calcio, tiamina, hierro, taurina, fósforo...etc. Es importante que el veterinario prescriba una buena dieta, sobretodo si ésta va a mantenerse más de 3 semanas o si el gato es cachorro o enfermo.
La comida casera tiene como inconveniente adicional que muchos dueños no quieren realizarla: se necesita estar comprometido a realizarla correctamente, a prepararla...etc. Algunos gatos, además, puede que rechacen la nueva comida, al estar acostumbrados a comer comida comercial. Es por ello que si se decide por este tipo de dieta, la comunicación dueño-veterinario ha de ser cercana para que le vaya guiando en todo el proceso.

c) Comida comercial hidrolizada: La comida hidrolizada contiene proteínas que han sido "cortadas" en trocitos pequeños, de manera que el sistema inmune del gato no sea capaz de reconocerlas y provocar una alergia. Dado que es sistema inmune suele reconocer trozos concretos de una proteína, al cortar, puede que no sea capaz de reconocer ese trozo en particular. Estas dietas se venden comercialmente y son una opción a probar en el caso de alergia y que no se encuentre el tipo de alérgeno que esté dando problemas. Existen tambien casos en los que el animal no mejorará con la comida hidrolizada. Una de las razones podría ser que la dieta incluya trozos de esa proteína a la que el gato es alérgico, y incluso asi el sistema inmune sea capaz de reconocerlas.



Si la dieta de eliminación no diese resultado, habría que empezar a buscar otras enfermedades. Si el éxito fuese parcial, podria estar ocurriendo una concurrencia de enfermedades, por ejemplo quizá el gato tenga atopia. También hay que sospechar que la dieta de elimincación no es la adecuada. Por ello hay que instar al dueño a hacerla correctamente y probar con otra completamente diferente.

Si la dieta de eliminación tiene éxito, se hace una prueba de provocación, donde al animal se le da de nuevo la sustancia sospechosa para ver si vuelven los síntomas. Esto suele pasar de 1 a 18 dias después de volver a la dieta normal. Algunos, curiosamente, no vuelven a tener síntomas. Esto puede tener varias explicaciones: por ejemplo, que el gato haya cambiado su respuesta alérgica, que su permeabilidad intestinal haya cambiado o que en realidad no estemos frente a una alergia (sino una intolerancia, ectoparásitos, otra hipersensiblidad distina...).


Otras alergias: las más comunes en gatos son las reacciones a las picaduras de pulgas y la alergia a aeroalérgenos.

Las pulgas contienen muchos alérgenos en su saliva. Los gatos que no son alérgicos a las pulgas no suelen tener mayor problema, pero para aquellos que si lo son, una sola picadura puede causar dias de quemazón y picor. Muchos gatos pierden parte del pelo debido a este problema y tienen la piel inflamada. Este tipo de alergia suele darse en las temporadas en las que las pulgas estan activas (los meses de calor).  El tratamiento más eficaz es la prevención: eliminar las pulgas mediante la desparasitación y la limpieza del entorno.

Los aeroalérgenos son muy variados y son inhalados por los gatos causándoles diversos problemas. Puede tratarse, por ejemplo, de alergia al polvo, a los ácaros, a moho, a polen... Las formas de minimizar la alergia del gato a estos aeroalérgenos son muy similares a los usados en humanos.
Por ejemplo, para las alergias a polvo y ácaros, aspirar a menudo y cambiar los filtros de la aspiradora a menudo, evitar tapicerias, alfombras y demas objetos "con pelo", lavar regularmente las prendas en agua caliente...
Para las alergia a mohos, hay que evitar los humificadores, y usar deshumificadores, que deberan estar bien limpios y desinfectados. Asi mismo, evitar muchas plantas en casa.
Para las alergias al polen, evitar dejar salir al gato en periodos de alta concentración de polen y usar aires acondicionados con filtros para alérgicos.
Pueden probarse también champús para pieles atópicas, que moderen el nivel de picor. Los suplementos de omega-3 también se recomiendan en ocasiones para mejorar los síntomas.

En muchos casos los gatos necesitan antihistamínicos, y pueden mejorar bastante con esta medicación. El tipo y la cantidad deben ser ajustados para cada gato, siempre por un profesional veterinario, ya que son medicamentos y pueden, como todo, causar efectos secundarios. En ocasiones, el veterinario podria recetar corticoesteroides, muy eficaces para tratar la picazón. El problema es que tienen efectos secundarios importantes, tanto a corto como a largo plazo, asi que se usan como último recurso y a la dosis más baja posible. Se puede reducir la dosis de corticoesteroides si se dan en conjunto a los antihistamínicos y ácidos grasos.

Las intolerancias en los gatos

Los síntomas de una intolerancia pueden ser muy similares a los de una alergia: picor, pérdida de pelo, vómitos, diarreas...también es normal el dolor abdominal y las flatulencias. Mientras que las alergias tienen como sintoma principal los picores, en el caso de la intolerancia los sintomas gastrointestinales suelen ser más evidentes. En muchas ocasiones, la alergia aparece de forma espontánea después de muchos años ingiriendo alimento, mientras que la intolerancia suele presentarse desde el principio. Del mismo modo, no es necesaria una exposición previa al componente perjudicial, ya que en estos casos el sistema inmune no esta montando ninguna respuesta inmunológica. Aunque no siempre es así.

Las intolerancias más comunes de los gatos suelen ser la leche, pescado, ternera, huevos y trigo.

Por ejemplo, en el caso de la intolerancia a la leche, lo que ocurre es que en nuestros intestinos tenemos una ezima llamada lactasa que nos ayuda a digerirla. Está en buena cantidad durante nuestra etapa de bebés, cuando mamaos leche. No obstante, esta enzima va disminuyendo conforme crecemos, porque dejamos de necesitarla. Por tanto, esa lactosa no es digerida por nosotros, pero las bacterias del intestino sí pueden alimentarse de ella, fermentándola. Entre los productos de fermentación se encuentran gases y otros productos que pueden irritar el intestino. Esto puede provocar diarrea al gato, que suele producirse hacia las doce horas de haber ingerido leche.

Muchos gatos son tambien intolerantes al gluten. Esto puede ser debido a que los gatos son carnivoros y normalmente, no comerían cereales. Por ello, el trigo puede resultar problemático y se han de dar piensos o alimentos libres de gluten para los gatos intolerantes.

Tambien existen intolerancias a ciertos aditivos y saborizantes. Estos suelen encontrarse en los alimentos de baja calidad, y deben evitarse en la medida de lo posible.

Las intolerancias pueden provocar un estado de deshidratación, si la diarrea persiste durante mucho tiempo, asi que se hace necesario detectar que alimento está provocando la intolerancia. Normalmente las reacciones no son tan peligrosas como las de las alergias (una alergia mal controlada puede llevar a síntomas muy peligrosos, incluso a una anafilaxia con peligro de muerte). En general, se utiliza un método similar al usado en alergias: la eliminacion de la dieta de la sustancia sospechosa.

¿Pueden prevenirse las alergias y las intolerancias alimentarias?

Si y no.

Dado que ambas tienen un componente propio del individuo, existen animales que van a ser alérgicos o intolerantes hagas lo que hagas. Así mismo, este componente propio puede ser heredado por la descendencia del gato.

No obstante, el componente propio es modulado por el ambiente en cierto grado.

Puede parecer logico que para evitar alergias, demos de comer a nuestro gato un numero limitado de alimentos, para evitar posibles problemas. No obstante, el sistema inmune suele beneficiarse de la exposición a diferentes tipos de sustancias, sobretodo cuando los animales son más jóvenes, de modo que tanto su flora intestinal (muy influyente para el sistema inmune) y el propio sistema de defensa estén modulados y habituados a encontrarse diversas sustancias y no sobre-reaccionen. Debemos recordar, que los animales en libertad no suelen comer siempre la misma cosa, sino que van alimentándose de lo que van pudiendo cazar, estando muy habituados a cambiar su alimento.

Es normal que las empresas que venden alimentos quieran hacernos pensar lo contrario, para conseguir clientes fieles para toda una vida. No obstante, el alimentar de modo continuo a un gato con un solo alimento siempre, no solo lo expone a mayor probabilidad de alergias, sino que promueve que el gato no acepte ningun otro tipo de alimento porque le resulte extraño cuando sea mas mayor (imaginate que debes de cambiarselo por restricción médica) o incluso que el gato dejase de comer por aburrimiento. La variedad en la alimentación puede ser un modo mas de enriquecimiento ambiental del gato.

Normalmente los gatos habituados a comer una variedad de alimentos, no suelen tener diarreas porque su sistema digestivo esta habituado a ello. Pasa de forma muy similar a los humanos: si siempre comes pasta y arroz, el dia que te pongas a comer verduras y legumbres igual tienes problemas digestivos, pero no porque las verduras y las legumbres sean malos o te sienten mal: simplemente no estas habituado, no se trata de ninguna intolerancia ni alergia, ni siquiera que el alimento tenga que provocar diarreas siempre.
Hay que tener en cuenta, que los alimentos que le ofrezcamos han de ser de calidad similar, para no provocar descompensaciones en la dieta. Dar variedad no significa mezclar pienso del super con piensos de gama alta, o comida humeda de mala calidad con dieta natural, por decir algo.

Es decir, evitar los posibles alérgenos no hará que tu gato no sea alérgico ni intolerante. Mas bien, podría favorecer que el sistema inmune no se desarrolle de modo correcto. Asi mismo, hay que tener en cuenta que el modo de vida occidental, donde desinfectamos y lavamos todo de forma que el ambiente está muy aséptico, tambien favorece la aparición de alergias (por el mismo motivo expuesto anteriormente: se impide la correcta maduración del sistema inmune). Por ello, el tema de las alergias es un tema complejo, involucra genética del gato y el medio en el que vive, y así es difícil hacer generalizaciones.

En el caso de las intolerancias, el factor genético, por falta de alguna enzima (o que funcione de forma defectuosa) o por algun mecanismo inmune distinto al que involucra las alergias, puede ser mayor y alli tampoco tenemos mucho margen de maniobra.  Evitar intolerancias suele ser mas sencillo que alergias, ya que normalmente se presentan la primera vez que el animal ingiere el alimento problematico.

Por tanto, la mejor estrategia es dar variedad de alimentos al animal, y estar atento a los posibles problemas que puedan surgir, para poder detectarlas lo antes posible.



Para saber mas........

August's Consultations in Feline Internal Medicine, Volume 7 - E-Book - Susan Little - Google Libros

http://meowlifestyle.com/how-to-prevent-cat-food-allergies/

http://www.peteducation.com/article.cfm?c=1+1332&aid=502

 http://mascotas.net/intolerancias-alimentarias-en-perros-y-gatos/

1 comentario:

  1. Mi gato tiene intolerancia a la remolacha. Despúes de años probando piensos, medicamentos... y estar al borde de la desesperación, una veterinaria maravillosa dio con la clave. La remolacha que suele estar en los piensos secos pero no en los húmedos. Y voilá, en unas semanas gato sano completamente. Desparecieron las diarreas, la inflamación en el intestino, la sangre que había a veces en las heces... Lo malo es que sólo hay un par de piensos sin remolacha y no puedo variarle mucho de comida. Pero al menos mejoró!
    Un saludo!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar!