domingo, 27 de abril de 2014

El ronroneo



El gato doméstico es una de las mascotas más populares en el mundo, y si preguntamos sobre algo que lo caracteriza, muy probablemente se nos venga a la cabeza la palabra "ronroneo" ("purr" en inglés).






 

Existen varias especies de felinos capaces de ronronear, como el puma, el serval, el ocelote y el resto de pequeños gatos. Sin embargo, los "grandes felinos" pertenecientes al género Panthera (león, tigre, jaguar, leopardo...) no pueden hacerlo (al menos en el sentido estricto), pero a su vez, si que son capaces de rugir. No se sabe si el escurridizo leopardo de las nieves, que no ruge, es capaz de ronronear, pero si se sabe que otros animales como las jinetas si pueden hacerlo.

En el año 2002, El investigador Peters definió el ronroneo como un sonido contínuo provocado por la alternancia de un flujo de aire de inspiración/expiración pulmonar. Sin embargo, se han sugerido muchas teorías para explicar este fenómeno.
El ronroneo es un sonido muy fácilmente identificable por los dueños de gatos, se trata de un sonido grave y "burbujeante", algo así como el sonido de un motor. Sin embargo, pese a ser tan fácilmente reconocible, es un misterio cual es su verdadera función en los felinos que pueden crearlo (y porqué la evolución lo ha mantenido) y tampoco se sabe con total exactitud como lo producen. Esto es debido a que no hay un único lugar anatómico responsable de este sonido.

En un principio, se creía que la laringe era la fuente del ronroneo. Sin embargo, gatos a los que se les había practicado una traqueotomía seguían siendo capaces de ronronear. La teoría Laringe-Diafragma sugiere que el sonido se debe a la presión positiva en los pulmones, causando que la glotis, situada detrás de la garganta se abra ráidamente y se cierre, lo que causa las vibraciones audibles. Estas contracciones de los músculos de la laringe y el diafragma podrían sentirse tambien como vibraciones en la garganta y en el estómago, que es donde se sitúan estos músculos.

Otra teoría sugiere que las vibraciones se deben a cuerdas vocales falsas situadas justo detrás de las verdaderas cuerdas vocales. Incluso se sugirió que los gatos podían hacer pasar aire voluntariamente a través del paladar blando para producir este ronroneo.

En 1966, McCuiston sugirió que el ronroneo era un proceso hemodinámico y que consecuentemente, el sonido procedía del flujo de sangre que corría a través del tórax de los gatos. Sin embargo, Stogdale y Delack probaron que esta afirmación era falsa en 1985. En 1991, Frazer Sissom, Rice y Peters, y más tarde Eklund, Peters y Duthie (2010) explicaron que la amplitud máxima del ronroneo ocurría cerca de la boca y de la nariz. Se sugirió que el ronroneo está causado por una vibración de los músculos vocales, mientras que los felinos del género Panthera tienen unas almohadillas grandes entre los pliegues vocales que impiden la contracción de los músculos y hacen difícil el ronroneo.

Se ha dicho que la hioide totalmente osificada (hueso debajo de la lengua) permite a los gatos ronronear, pero no rugir. Sin embargo, Weissengruber en 2002 puso en duda esta afirmación, explicando que la capacidad de ronronear no se debe a si la hioides está totalmente osificada o no, sino que depende de las características anatómicas de los pliegues de las cuerdas vocales y también por un tracto vocal alargado.

Actualmente se piensa que el ronroneo tiene "algo que ver" con los músculos de la laringe y el diafragma, produciéndose su apertura y movimiento de forma desacompasada a medida que el gato respira. Los músculos de la laringe se contraen cuando la boca está cerrada, la glotis se cierra parcialmente y se crea una presión interna en el espacio donde están las cuerdas vocales. Esta presion provoca el paso de aire a través del espacio estrecho causaría el ronroneo cuando el gato respira. Estos pulsos siguen un patrón de unas 20-30 veces por segundo. Los gatos suelen ronronear a una frecuencia de 26,6 Hz aproximadamente.  Hay variación entre la frecuencia y amplitud del sonido durante la fase de exhalación del aire y la de inhalación, tal y como observaron Scholz y Eklund en 2011. Además, esta frecuencia se mantiene estable a lo largo de la vida del gato. Curiosamente, los gatos pueden ronronear a la vez que producen otros sonidos.

La "caja de música" de los gatos: en este diagrama se aprecian las cuerdas vocales (Vocal fold)

Estos movimientos de la laringe están controlados en el cerebro del gato en lo que se denomina "oscilador neuronal", podríamos llamarlo el "centro del ronroneo", situado cerca del hipotálamo. El hipotálamo es la zona del cerebro encargada de la interpretacion de las emociones y decide si un estímulo externo/interno es doloroso o agradable. Curiosamente, el ronroneo se produce no solo cuando está contento, sino cuando siente dolor, está enfermo e incluso hay gatos que ronronean cuando van a morir. Por tanto, el hipotálamo, en presencia de ambos estímulos, segrega endorfinas que provocan en ronroneo. 

Aunque el ronroneo es, en general, un sonido agradable, en algunos momentos puede resultar perjudicial y por eso existen algunos estudios en los que se ha tratado de discernir como pararlo en un momento determinado. Algunos gatos, cuando acuden al veterinario, comienzan a ronronear, probalemente debido al miedo, ya que se cree que el ronroneo les ayuda a calmarse o incluso una teoría dice que el ronroneo es una señal lanzada para dar a conocer que el gato se encuentra en pose de sumisión (el gato ronronea para que el veterinario "lo trate bien" ya que no va a ser agresivo). Sin embargo, este sonido burbujeante puede molestar cuando el veterinario ausculta al animal en busca de sonidos extraños en la respiración o en el corazón. A veces es complicado oir "murmullos del corazón" u otros sonidos, por causa de la vibración del ronroneo.

 No se sabe con total exactitud porque los gatos ronronean. Cuando los gatitos nacen, a los pocos dias ya son capaces de ronronear mientras maman de su madre, y a su vez las madres lactantes también ronronean durante este momento. Parece un sistema de comunicación entre madre e hijo, quizá el gatito con su ronroneo y "amasado" (un movimiento típico con las patas que los adultos a veces conservan mientras ronronean) estimule la producción de leche. La madre podría utilizarlo para indicar al gatito su posición u otras funciones desconocidas.

La creencia general es que los gatos ronronean cuando están contentos, y es parcialmente cierto. Todos conocemos la tipica estampa del gato en el regazo, acariciado por su dueño y ronroneando (a veces acompañado del típico "amasado").

Pero tambien parece tener más significados. Científicos de la Universidad de Sussex, en 2009, descubrieron que "cierto tipo de ronroneo" puede ser una artimaña felina para conseguir lo que quieren. Parece que cuando un gato quiere ser alimentado, emite un ronroneo con un componente de alta frecuencia que no tienen en otras situaciones. Incluso algunos gatos vocalizan a la vez, dando lugar un sonido cono "quejido" muy similar a la frecuencia del llanto de un bebé. Esto activa inmediatamente una zona en nuestro cerebro que relaciona ese "quejido" con una necesidad inmediata, y nos lleva a dar al gato lo que nos pide. Esta es una de las numerosas armas que tienen nuestros amigos felinos de obtener lo que quieren!!!. Para mas inri, una de las razas más antiguas, los Siameses y diversas mezclas, tienen una voz peculiar que hace que ese quejido sea aun mas parecido a un quejido, existiendo casos de personas que han confundido ese sonido con el llanto de un bebé. Estos llantos son mas comunes cuanto más apegado esté el gato a su dueño. Es dificil para un humano ignorar estos sonidos, que son un mecanismo muy innato embutido en nuestro cerebro. Los gatos domésticos han modificado sus costumbres para ajustar ese sonido porque obtienen recompensa de él, e incluso hay gatos que lo utilizan para otras ocasiones, como pedir que le abras la puerta.

Sin embargo, los gatos también pueden ronronear cuando sienten dolor. Un gato estresado, enfermo o muriendose puede ronronear, y las gatas cuando paren a veces ronronean. Cientificos de la Universidad de California hipotetizaron que el ronroneo pudiera ser un mecanismo de curación, de tal modo que cuando un gato está enfermo e inactivo, el ronroneo mantiene la densidad ósea. Las vibraciones provocadas por el ronroneo tienen una frecuencia que se ha demostrado mejorar la densidad ósea y promover la curación en modelos animales y humanos (Rubin et al, 2003). Este curioso descubrimiento podría ayudar a los astronautas que tienen que estar largos periodos en gravedad cero, exponiendose a la pérdida de tejido músculo-esquelético.

Además, el ronroneo podría favorecer la liberación de endorfinas en el cerebro del animal, mejorando la sensación de dolor y ayudando a que el dolor sea más llevadero. Este hecho es bien conocido por los dueños de gatos: el tener un gato ronroneante sobre ti ejerce un efecto maravilloso, al menos mentalmente.

Parece que es este sorprendente efecto de mejora en la curación, la causa de que los gatos hayan mantenido el ronroneo en su evolución , ya que ronronear es algo que energéticamente sale caro al animal. De hecho, si muchos gatos ronronean cuando están solos y enfermos, no tiene sentido que lo usen para comunicarse con nadie. Diversas investigaciones han mostrado que si se expone a pacientes humanos de diversas enfermedades crónicas a frecuencias de vibración determinadas, les ayuda a mejorar, de hecho, los ultrasonidos se usan en fisioterapia. Siempre se ha dicho que los gatos sanan muy rápidamente, sobre todo en lo que concierne a huesos y músculos (las típicas caidas desde las alturas), tienen pocos problemas oseos y musculares (al menos muchos menos que los perros)...¿será a causa de las propiedades de su ronroneo junto a su flexible y excelente esqueleto?.

Y mas intrigante aun, ¿podriamos los humanos aprovechar estas fantásticas propiedades del ronroneo para nuestro beneficio y curación?. Parece que los propietarios de gatos tienen un 40% menos de riesgo de un ataque cardíaco, tienen menor presión sanguínea y otros beneficios para el estrés.




Yo, por si acaso, voy a coger a mis dos gatos y voy a acariciarlos un rato...






7 comentarios:

  1. ¡El misterioso ronroneo! Precisamente nosotros escribimos algo acerca de gatos que ronronean y gatos que no hace unas semanas y durante la fase de investigación nos topamos con artículos que hablaban del poder curativo de este felino sonido. Curioso, ¿no?

    ¡Saludetes y gracias por la entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los gatos son buenos "pa to". y eso lo sabemos hasta sin estudios de por medio jajaja

      Eliminar
  2. Muy curioso e interesante!!
    Gracias por la entrada :)

    ResponderEliminar
  3. Hola saludos, he buscado y no pude encontrar frontline plus para gatos solo para perros. El veterinario me dice que el frontnline plus para perro se le puede poner al gato siempre y cuando sea menos de 0.5ml por gato mi pregunta es si ¿esto es verdad? Por qué no me da confianza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente, yo no pondria ningun producto para perros en gatos. Esmejor probar otro antiparasitario para gatos.

      Eliminar

Gracias por comentar!