martes, 8 de septiembre de 2015

Convivencia entre gatos y perros


Aunque en este blog somos muy fans de los gatos, tambien nos gustan nuestros amigos los perros, y aunque no tengo la suerte de compartir la vida con uno (quizá algun dia!), muchos dueños tienen un perro cuando meten un gato en casa, o bien tienen un gato y deciden adopar un perro. En todo caso, recordemos que a los gatos los cambios no les gustan demasiado, y el proceso debe hacerse con cuidado.








Existen perros que pueden convivir perfectamente con gatos, pero otros conviene tenerlos bien vigilados en presencia de los felinos. Incluso perros que tienen experiencia en vivir con gatos, o gatos habituados a convivir con perros, pueden tener problemas de convivencia. Recordemos que los perros son, por regla general, mas grandes que los gatos y aunque los gatos puedan reaccionar agresivamente frente a ellos, normalmente es el perro el que puede hacer mas daño al gato que viceversa.

Pero no nos asustemos, muchos perros, tras la curiosidad inicial, son amables y amistosos con los gatos. Eso si, necesitaremos tiempo para que se acostumbren el uno al otro y hacerlo sin prisas.

El gato, por su parte, necesitara tiempo para confiar en el nuevo compañero de cuatro patas. Cuanto mejor comportamiento presente el perro, en terminos de respeto a su "zona de confort" (es decir, que no se le acerce demasiado o demasiado rapido), probablemente tu gato se sienta mas seguro y lo acepte mas rapidamente.

¿Como suele actuar un perro frente a un gato?

Normalmente, de una de estas tres formas:

1- Como si fuera un juguete: los perros muy amistosos pueden tratar de acercarse al gato como si fuera otro compañero canino, con intencion de jugar con el, especialmente si tu perro es cachorro y tu gato se acerca a el. Si el gato no muestra sintomas de miedo y el perro no es demasiado grande, podrian jugar sin peligro y desarrollar un bonito vinculo emocional. SIn embargo, muchas veces el gato reacciona defensivamente, ya que no son tan "juguetones" como los perros. Si el gato reacciona asi, y sobre todo si el perro es grande, podria resultar peligroso. Los juegos entre perros y gatos deben ser supervisados, ya que las señales de peligro de los gatos no son las mismas que las de los perros, y el perro podria no interpretar bien cuando el gato quiere que lo dejen en paz. Una inocente sesion de juegos puede desembocar, casi sin previo aviso debido a esto, en una pelea.

2- Como si fuera una presa: muchos perros perciben a los gatos como una presa potencial, especialmente ciertas razas de perro o si el gato sale corriendo (lo que estimula el instinto de perseguir de los perros). Cuando los perros entran en el "modo caza" pueden resultar peligrosos porque si alcanzan al gato, podrian incluso matarlo.

3- Con miedo o cautela: los perros mas cautelosos podrian sentirse intimidados por el gato, especialmente si este se muestra agresivo. En estos casos, el perro se mantiene a distancia observando al gato.

¿Como suele reaccionar un gato frente a un perro nuevo?

Suele hacerlo de una de estas dos maneras:

1- Curiosidad contenida o evitación: los gatos mas confiados o que estan acostumbrados a convivir con perros ven al perro como un "intruso interesante". Lo observarán desde la distancia o se acercaran a el de modo cauteloso, para investigar.

2- Actitud defensiva: de primeras, muchos gatos no aceptan bien al perro. Lo consideran un intruso en su territorio, y no tienen tantas armas sociales como los perros. Reaccionararn defensivamente.

Como realizar una introducción gato-perro:

En primer lugar, conviene preparar las cosas con antelación. Si tu gato es el nuevo, lo mejor es que primero pase  el periodo de adaptacion en casa sin ver al perro. Es decir, seguir las pautas de este post, antes de presentarle al perro. Solo cuando este tranquilo y acostumbrado a ti, es cuando debes introducir al perro. Conviene tambien que, antes de la primera presentacion, cortes la punta de las uñas al gato, por si acaso.

Si el perro es el nuevo, de nuevo es importante que primero el perro se acostumbre a su nuevo hogar y a ti sin interactuar con el gato. Es importante tambien que entrenes su habilidad de obediencia (acudir a su nombre, parar, sentarse...), para evitar que se sobreexcite cerca del gato y controlarlo mejor.

Durante este tiempo puedes parovechar tambien para intercambiar olores. Por ejemplo, poner la manta del perro en la habitacion del gato, o intercambiar comederos. Puedes incluso, los ultimos dias antes de la primera presentacion, intercambiar habitaciones.

Debes asegurarte que ambos esten sanos antes de ponerlos en contacto, con sus vacunas al dia, desparasitaciones...etc.

El dia elegido para realizar la presentacion perro-gato, escoge un lugar tranquilo para hacerlo. Coloca en la puerta de la habitacion una barrera como las que se ponen para los bebes, la intencion es que se miren y huelan, pero evitando que se toquen. Repite esta operacion dos o tres dias, premiandoles con chucherias a ambos cuando se muestren tranquilos o amistosos. Todavia no puedes dejarlos solos o a su aire.

Si el perro reacciona de manera muy excitada, trata de calmarlo con las ordenes de obediencia, como sentarse. La idea es que se centre en ti y no en el gato. Cuando obedezca, premialo. Procura, asi mismo, que el perro no mire de forma continua y ansiosa al gato, pues podria interpretarse como una señal de agresion por parte del gato.

Puedes colocar una lata o chucherias cerca del perro para incitar al gato a acercarse. !Procura que tu perro no se las coma! Dale las suyas propias cuando se porte bien.

Recuerda: es mejor realizar muchas presentaciones de forma corta, que una sola muy larga.

El siguiente paso seria eliminar esa barrera entre ambos. El dia elegido para ello, procura llevar a tu perro a un largo paseo y desfogarlo, para que su energia no este demasiado alta en la presentacion. Practica tambien la obediencia en ese paseo, recompensandole cuando obedezca.

Coloca al perro al otro lado de la barrera, y preferentemente con la correa, por si hay que controlarlo. Levantala o quitala, y deja que sea el gato el que se acerque al perro. Tientalo, de nuevo, con chucherias o su lata favorita. Puedes llamar al gato con voz suave para animarlo.

Si el gato opta por correr y esconderse, dejalo hacerlo, nunca fuerces un encuentro. Controla al perro para que no salga detras de el y recompensalo cuando te obedezca.

Esta operacion debes repetirla hasta que ambos parezcan tranquilos uno en presencia del otro. Despues de varios dias, puedes dejarlos sueltos siempre y cuando tu estes presente. Asegurate de que el gato tieene sitios para esconderse en caso de que lo quiera hacer: cuevas, lugares altos...Si observas que el perro se muestra "pesado" con el gato, o intenta cazarlo, no grites o tenses la situacion, porque esto genera ansiedad en ambos animales y podria resultar peor. Redirige la atencion de tu perro con habilidades de obediencia sencillas o directamente cogelo por el collar y llevalo a otra parte.

Si el perro muestra un comportamiento amistoso y tolerante, es hora de que lo premies.

Es relativamente normal que en los primeros encuentros sueltos, cuando el perro se acerque a olisquear, el gato suelte un zarpazo o dos. Por eso es importante que mantengas las uñas de tu gato cortadas y en buen estado, e incluso puedes colocarle unas fundas para estos primeros dias si ves que la cosa se pone fea. Un gato enfadado tambien puede hacer mucho daño a un perro. Recuerda que si el gato reacciona con demasiada agresividad, debes volver un paso atras, pues lo estas haciendo demasiado rápido y el perro podria cogerle incluso miedo o manía. Tómate tu tiempo.

En estos primero dias tambien debes procurar que no haya fuentes de estres extra. Por ejemplo, que el perro se coma la comida del gato (o viceversa, aunque es mucho mas raro que ocurra esto), o que el perro utilice la arena del gato. Para evitarlo, puedes colocar areneros cerrados y la comida en lugares altos o escondidos en cajas con un agujero pequeño donde solo quepa el gato.

Algunas consideraciones especiales a tener en cuenta si tu perro o gato es cachorro: los cachorros son mas juguetones y amistosos, pero tambien mas delicados. Un gatito pequeño puede ser facilmente matado por un perro demasiado rudo, y un perrito podria pasarlo muy mal si un gato le ataca.

¿Pueden estar un perro y un gato juntos sin supervisión? Depende del perro y del gato. Algunos perros tienen un instinto cazador tan fuerte que es peligroso dejarlos solos sin supervision en presencia del gato, pues un movimiento especialmente rapido de este estimularia demasiado al perro. Estos perros suelen manifestar demasiado interes por el gato y reaccionar ante cualquier estimulo por su parte. Este tipo de perros no deberian dejarse a solas nunca con el gato. 

 Los primeros encuentros sin supervision deben ser cortos, por ejemplo mientras duermes. De nuevo, asegurate de que el gato tenga "rutas de escape" por las que pueda huir si la cosa se pone fea: cuevas, rascadores altos, estantes, puertas gateras...

Sin embargo, muchos perros terminan por aprender que el gato es otro miembro mas de la familia y no le haran ningun daño. Estas situaciones se facilitan si a ambos animales se les da estimulacion mental adecuada (juega con el gato y con el perro, saca a pasear suficientemente al perro, procura que tengan juguetes cuando esten solos). Ademas, debes seguir practicando la obediencia con tu perro.

Tambien puede ocurrir que el gato no acepte al perro, por muy calmado que este se comporte. El gato se mostrara agresivo y podrian empezar a aparecer sintomas de estres en el gato: orinar fuera del arenero, dejar de comer...etc. 

Si las cosas se ponen feas, puedes intentar contactar con un profesional, que te ayude en la presentación.

En resumen, esperamos que con estas pautas la convivencia entre vuestro gato y vuestro perro sea armoniosa y podais disfrutar de escenas tan tiernas como las que nos envio nuestro lector Artuto...¡muchas gracias!





9 comentarios:

  1. La verdad es que las veces que he tenido perros con gatos, la convivencia ha sido excelente, estableciéndose un vínculo increíble entre ambas especies. Incluso me ha resultado más fácil adaptarlos así, que adaptar a un gato a la llegada de un nuevo gato... jaja

    Es cierto que siempre ha sido con el mismo tipo de perros (perros medianos o medianos tirando a grandes, pacíficos y obedientes)

    ResponderEliminar
  2. Hola! Tengo dos gatos sin vacunar desde hace tres años, sobre todo porque uno de ellos tiene 15 años y me da cosa... Mi gran duda y preocupación es si podrían contagiarse de algo que mi perro trajera de la calle... Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. Hola! Tengo dos gatos sin vacunar desde hace tres años, sobre todo porque uno de ellos tiene 15 años y me da cosa... Mi gran duda y preocupación es si podrían contagiarse de algo que mi perro trajera de la calle... Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poder, siempre puede ser, habria que valorarlo. No obstante, tu gato de 15 años es bastante mayor ya para vacunas.

      Eliminar
  4. Hola! me han servido muchos los consejos! tengo dos gatos en casa y adoptamos un cachoro boxer; el cachorro quiere jugar pero uno de ellos, el macho alfa no lo acepta aún.. habrá que esperar a ver si se hacen amigos... gracias por el articulo!

    ResponderEliminar
  5. Hola!! La convivencia entre un gato y un perro no es ningún problema, si estan acostumbrados desde pequeñitos como mis dos mascotas ;)

    ResponderEliminar
  6. isaura.6 de junio 2016
    cuando me voy el de semana dego mi gatita a cargo de mi hijo y le devuelve y cuando yo estoy no porque sera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cual es el problema concreto? Que le pega quieres decir?

      Eliminar

Gracias por comentar!