lunes, 23 de abril de 2012

La llegada a casa de un nuevo gato...soy novato!!!

Aunque el título sea “la llegada a casa”, en realidad vamos a adelantarnos a ese acontecimiento. Porque es de suponer que antes de que llegue el gato, tendrás que comprar una serie de utensilios indispensables para él (lo mejor es no dejarlo para el día en que te lo lleves, así tienes tiempo para comparar precios y calidades…).


 



Lo que tu gato necesita (trastos varios)

  • Comida y chucherías gatunas: vamos a dejar de momento este tema aquí, ya que en el tema de Alimentacion vamos a hablar muuuuy largo y tendido sobre esto. Te recomiendo que te pases por allí de vez en cuando. Solo diremos, por el momento, que una alimentación de máxima calidad te ahorrará muchas sorpresas desagradables y visitas al veterinario, aunque sea mas cara a priori.
  • Cuencos para la comida y para el agua: los hay de todos los colores y de pijerías varias. Lo esencial es que sea pesado (para que nuestro amigo no lo vuelque o mueva). No es recomendable que sea de plástico, porque a los gatos no les gusta su olor y además algunos son alérgicos a él, además suelen acumular sustancias en los poros del plástico. Lo mejor es que sea o bien metálico (pero con un fondo de goma para agarrarse al suelo o bien el interior sea pesado) o bien de cerámica (pero asegúrate que sea cerámica que no posea sustancias tóxicas, porque algunas las tienen).
  • Una “litera” o caja de arena: las hay cubiertas o sin cubrir. Las cubiertas tienen la ventaja de que no se ve “lo que hay dentro” y proporcionan más intimidad al gato. Además dejan menos olor en la habitación. La desventaja es que algunos gatos se niegan a usarlas porque les de “miedo” entrar en ella. Es cuestión de probar. Las no cubiertas son un poco más económicas. Recuerda que la caja de arena debe limpiarse todos los dias!!!

  • Arena para rellenar la caja y una pala para recoger los desechos: básicamente hay tres tipos de arena en el mercado, de sílice normal (sepiolita), aglomerante y perlas. Las tres pueden ir luego perfumadas o no (no recomendable, a los gatos les satura el olor porque tienen mejor olfato que nosotros).
La elección de la arena es un tema que a muchos dueños les trae de cabeza, más que nada porque lo que se pretende es que el orín del gato huela lo mínimo posible.
La más económica es la de sílice normal, y es la de menor poder absorbente. Las hay perfumadas, aunque te advierto que no todos los gatos gustan de los perfumes que llevan.
La aglomerante suele ser la que te recomiendan los veterinarios y tiene un precio medio. La principal característica de esta arena es que en contacto con el líquido, se aglomera, formando unas “pelotas” que evitan la dispersión del orín y por tanto huele menos y es más fácil de recoger. La razón por la que es más recomendada es porque es la que más se asemeja al sustrato natural que usan los gatos en libertad y es bastante limpia a la vez.
Las perlas en realidad no son arena. Son cristales de sílice que tienen una gran capacidad absorbente. Verás que cuando el gato va a la arena, éstas quedan de un color amarillento, puesto que absorben el líquido. Aunque es “limpio” para el dueño, que no huele de lejos la orina, a los gatos les disgusta el olor de cerca, puesto que la orina queda en el fondo de la arena formando una “capa  de cristales amarillentos” (ya lo verás cuando la limpies). Además, los cristales pueden clavarse en las almohadillas del gato, y algunos se niegan a usarla. Esta arena es la más cara.
Existen unas nuevas arenas en el mercado que son ecológicas. Puedes probar más adelante con ellas para ver si te gustan a ti y a tu gato.


  • Un rascador (o varios): el rascador no es un trasto opcional, es mas bien un artilugio necesario, si les tienes aprecio a tus muebles. Los gatos tienen la necesidad natural de afilarse las uñas, y es una absoluta crueldad practicarles la desungulación, ya que se trata de una operación quirúrgica en la que, literalmente, al gato le cortan el dedo para que no le salga la uña (por favor, vete a leer sobre este importante tema al post correspondiente). Esta operación, además de ser dolorosísima (se hace con anestesia, pero el dolor que sienten después de despertar es horrible) y brutal, provoca muchos efectos secundarios que ya los hablamos. Por tanto, un rascador que satisfaga a tu gato es una necesidad.
Ten en cuenta que los gatos tienen sus propias opiniones sobre como les gusta rascar y donde. Algunos gustan de rascar en vertical, otros en horizontal. A algunos les fascina un rincón en concreto, otros no paran de rascar en cualquier lado y los menos, no sienten curiosidad alguna.
Lo mejor, aunque es una opción cara, es comprar un centro de recreo para gatos (o árbol rascador). Suelen ser bastante caros y ocupan sitio, pero tu gato pasara horas maravillosas en él y cuando un gato esta a gusto en un sitio, suele rascarlo. Además de éste, puedes poner pequeños rascadores variados en sitios en los que le guste rascar. Una manera de animarles a rascarlos en jugando con ellos en ese sitio, frotarlos con una hierba especial (llamada nébeda, catnip o “menta de los gatos”) o usar unos sprays de feromonas especiales para gatos con los que impregnar el rascador.
Un buen rascador ha de ser estable, sobre todo si es grande, porque tu gato se subirá a él. Además llevará una zona de sisal o “rasposa” donde rascar. Fijate que sea seguro, suficientemente alto (que el gato pueda estirarse al afilar las uñas),  que no tenga salientes que puedan hacer daño, lugares donde el gato se enganche o materiales tóxicos.
 
  • Un transportín: totalmente necesario para transportar a tu gato al veterinario o cuando vayas de viaje. Para los viajes (tren, coche, avión) te recomiendo uno rígido y a ser posible con las características que exigen las compañías de transporte. Puedes comprarte otro si quieres, menos pesado, pero el rígido es el que mejor te vendrá para los viajes.
  • Accesorios de higiene gatuna: incluiríamos cepillos para el pelo, champú para gatos, cortaúñas, una toalla para él y otros accesorios. Un gato de pelo corto basta cepillarlo una vez a la semana, mientras que uno de pelo largo estará mejor con 3-4 veces a la semana o todos los dias. El baño, mejor una o dos veces al año, no es necesario más, coincidiendo con los periodos de cambio de estación.
Estas cosas serían, digamos, lo indispensable para tu gato. Sin embargo, a los humanos nos encanta comprar miles de cosas ya sea para facilitarnos la vida o por el simple placer de mimar a nuestros animalitos. Algunos artilugios accesorios pero interesantes serían estos:

  • Accesorios para la “litera”: es quizá el punto que menos gusta a los dueños de gatos, esa caja llena de arena que hay que limpiar todos los días. Podemos hacer el trabajo un poco más sencillo con algunos de estos cachivaches…Un ejemplo es una alfombrilla para que cuando tu gato salga de la arena, no lleve las piedrecitas por toda la casa. Se supone que la alfombrilla retiene esas piedras que se le quedan pegadas a las patitas. Aunque no es 100 % eficaz, algunos dueños dicen que si notan menos piedras repartidas por toda la casa.
Para evitar el olor que genera tu gato, una buena arena es esencial, pero podemos ayudar todavía más usando absorbentes de carbón activo, que eliminar los olores. También existen polvos que se añaden a la arena y como no, el socorrido ambientador.
Y el mejor accesorio, para mi gusto, son unas bolsitas de plástico que se ponen encima de la caja, y se echa sobre ellas la arena. Esto facilita muchísimo el cambio de arena (además los orines no se pegan al fondo de la caja) y la limpieza de la caja. Totalmente recomendadas.
  • Accesorios para los “pelos”: tanto si tu gato tiene el pelo corto, semilargo o largo, vas a tener toda la casa llena de pelos. Asúmelo, es algo normal. Pero combatir los pelos cada vez es más fácil gracias a una serie de “adelantos tecnológicos”… el aspirador, los rodillos quitapelusas (los de IKEA son baratisimos y estupendos), los cepillos para tapicería...si hay gente asmática o alérgica, este será un punto importante, y los aspiradores deberían tener filtros especiales.
  • Una cama: a los dueños de gatos nos gusta eso de comprarles una camita a nuestros minimos, pensando, en nuestra ignorancia, que al gato le gusta lo que a nosotros nos gusta. La cruel realidad es que el gato dormirá donde le salga de las narices, y es posible que duerma en todos lados menos en la primorosa camita que le compraste con tanta ilusión. Si aún así quieres probar suerte, te recomiendo una cama fácilmente lavable. Hay algunas camas que son como hamacas, otras como túneles (a los gatos les suele gustar meterse en sitios recónditos), otras se cuelgan de radiadores (les encanta el calorcillo, ya sabes…) y otras muy lujosas y extravagantes. Sin embargo, muchos se conforman con una mantita o un cojín. En fin, te deseo suerte…
  • Objetos de seguridad gatuna: para que tu gato pueda salir al exterior sin problemas. Incluímos aquí redes para las terrazas o jardines, gateras para las puertas, collares y placas identificativas.
La gatera es una especie de puertecita que se coloca en la entrada de la casa, para que el gato pueda entrar y salir cuando se le antoje. No soy muy partidaria de dejar salir a los gatos fuera de casa, pero si vives en un entorno realmente seguro y cerrado es posible que puedas instalarte una de éstas. También puedes colocarla en una puerta que de acceso a una zona segura, tal y como una jaula de jardín.
Las redes y mosquiteras ayudan a crear ambientes seguros para los gatos. Puedes colocarlas en las ventanas o sujetarlas mediante varillas para formar jaulas grandes en el jardín. Así tus gatos pueden disfrutar del aire fresco y tu puedes quedarte tranquilo. Asegúrate de que son resistentes y están bien colocadas.
El arnés es otro invento que ayuda a sacar al aire libre a tu gato sin peligro de que se escape. Algunos gatos tardan en acostumbrarse a él, así que te recomiendo ponérselo gradualmente y poco a poco, para que se sienta seguro utilizándolo. El arnés sujeta bien el cuerpo del gato, puesto que sólo con el collar correríamos el peligro de que el gato se escurriese cuando lo llevásemos con correa. Existen unos arneses con una correa que se engancha al cinturón de seguridad del coche, lo cual es una muy buena opción para llevar al gato si tiene fobia a los transportines. asegurate siempre que el arnés va bien colocado.

El collar. Hay muchas opiniones acerca de ponerles collar a los gatos. Muchas personas los consideran inseguros, puesto que el animal puede quedarse enganchado, morderlo y quedarse con él en la boca bloqueándolo, estrangularse…. Tienen buenas razones para temerlo. Si vas a ponerle un collar a tu gato, asegúrate que sea un buen collar, debe de tener un cierre de seguridad que se abra cuando el gato quede enganchado y a ser posible una zona (o todo el collar) elástica que permita escurrirse al gato por la zona estirada.

Como le vas a poner el collar por motivos de seguridad (no por belleza), es preferible que sea reflejante para ver bien al animal. Y por supuesto, con una placa identificativa con un teléfono por si se pierde (aunque eso no excusa de ponerle el microchip, obligado en tu primera visita al veterinario).
Algunos collares llevan incorporado un coqueto cascabel. Quítaselo inmediatamente. El cascabel es un objeto que sólo puede ponerse si el gato sale al exterior y evita que caze pájaros (el tintineo los alerta). El constante ruido del cascabel molesta mucho al sensible oído de los gatos, así que o se lo quitas, o bien puedes quitarle el badajo que lleva dentro, si lo quieres dejar porque te gusta como adorno.
El collar ayuda a la gente a identificar un gato casero o perdido y da rápidamente un teléfono a la persona que lo encuentra para que te localice.
  • Juguetes: cualquier bola de papel de periódico arrugada es un juguete, así como plumas, pelotas, cordones (cuidado que a veces se los tragan)…
Los juguetes que venden en las tiendas son seguros para tu gato y despertarán en él el instinto cazador, alejándo así su curiosidad de tus pertenencias (aunque no siempre…) y descargando energía. Son especialmente importantes en la etapa de cachorro, pero cualquier gato adulto gusta de momentos de juego.
El juego es muy necesario para un gato, pues le ayuda a estar en su peso haciendo ejercicio.
Los clásicos ratones enloquecen a los gatos, algunos van rellenos del famoso catnip o menta para los gatos, que los incita a jugar (cuidado, los cachorros y algunos gatos toleran mal esta hierba). Las pelotas también les encantan. Particularmente hay unas que se pueden rellenar de comida y así el gato las hace rodar para conseguir premios que van saliendo por un agujerito (muy indicadas para que hagan ejercicio).
Las cañas y plumas también aseguran horas de diversión.
Por último, en las tiendas puedes encontrar juguetes muy sofisticados que ayudan a desarrollar el intelecto de tu mascota. Puedes probar alguno de ellos, no vaya a ser que tengas a todo un genio en la familia…¡A divertirse!


Una vez tengas todo lo necesario para tu peludo, habrá que ponerlo en su sitio. Tienes que elegir el lugar donde le daras de comer, donde dormirá o donde poner la caja de arena.
No es recomendable que pongas todo en una misma habitación, ya que a los gatos no les gusta que pongas la caja de arena en el mismo sitio que comen (lógico por otra parte,¿no?). Los cuencos de la comida y la bebida los has de poner en una habitación aparte, tranquila, donde pueda comer sin sobresaltos. La litera irá en otra habitación donde sea fácilmente limpiada. Y la cama, donde prefiera el gato, aunque si tienes personas alérgicas en casa, nunca en sus  habitaciones donde duermen.

Aparte de sus cacharros, la casa ha de estar acondicionada para la llegada del gato. Los gatos son como niños, pero con las habilidades de una pequeña pantera, es decir, son curiosos y se pueden meter en muchos lios por ello. Así que mucho cuidado con ventanas abiertas (o puertas), que nunca lo estarán sin una estricta supervisión (ya hablaremos del “síndrome del gato paracaidista”). Los jarrones Ming y demás porcelanas valiosas deberán estar en sitios fuera de su alcance (difícil) o bien en lugares donde sea difícil que se caigan si un gato trepa hasta la alacena. Por supuesto, guardar en armarios (a ser posible cerrados) todas las sustancias  peligrosas tales como limpiadores, cosméticos, medicinas…
            Cuidado también con cables sueltos demasiado tentadores y plantas venenosas. Muchas plantas lo son, asi que habrá que ponerlas fuera de su alcance (los gatos aman masticar tus plantitas, que lo sepas…). Pronto pondré una lista de plantas venenosas, por el momento, no dejes a su alcance ninguna.

Y en el baño, es muy posible que a tu gato le guste beber agua de grifos que gotean o del mismísimo wc… asi que ya sabes, la tapa bien cerrada (otro motivo mas para los hombres de la casa…).

Tu gato llega a casa:


En principio, ya lo tienes todo. Tan sólo falta tu gato…
Recuerda que cuando llegue, es muy posible que se sienta asustado. Los gatos son animales muy territoriales y cualquier cambio en su hábitat supone un choque para ellos, asi que imaginate un cambio de casa. Los gatitos suelen adaptarse antes, pero cada uno es un mundo.
Sería conveniente que los primeros días los pase en una sola habitación (en este caso si debes ponerse todos sus enseres allí), dejándole poco a poco ir explorando las demás zonas de la casa. Si tienes otras mascotas, este paso es muy importante, para que primero se huelan y se acostumbren el uno al otro, dejándoles verse bajo tu supervisión. Además esta “cuarentena” te permitirá observar si el gato está sano o presenta alguna dolencia.
No sobreexcites a tu gato cuando llegue, pues estará desorientado. Manten a los niños y curiosos a raya. Puedes traer un juguete del sitio del que venga para que lo huela y se sienta más seguro con ese olor conocido. Una buena idea es que cuando lo traigas a casa, lo dejes directamente en la arena, para que sepa su sitio y si le apetece, baña a hacer sus necesidades después de un estresante viaje.
Algunas personas recomiendan que no te pases el día pegado al nuevo gato. La razón es doble, por una parte no le agobias, y por otra, el día que tengas que salir a trabajar o te ausentes no tendrá ansiedad por la separación. Es un problema en gatos que son muy dependientes de su amo, y que puede solucionarse si acostumbras al nuevo animal a cortos periodos en los que este solo y luego vuelvas para pasar tu tiempo con él (asi aprenderá que aunque esté algún tiempo solo, siempre vas a volver para mimarlo como se merece).
Si dejas que poco a poco sea tu gato el que se acerque a ti, premiándole cuando se deje acariciar o jugando con él, pronto lo tendrás en el bote.
Asi pues, cuando tu gato se haya acostumbrado a su nuevo hogar, podras colocar todas sus cosas en su ubicación definitiva, y tendrá que empezar a adaptarse a las nuevas normas de la casa: donde se puede rascar y donde no, donde no puede subir, donde puede jugar…etc
A partir de ahora, deberás ponerle la ración de comida diaria, agua fresca todos los días y limpiar su arena a diario, junto a un cepillado de pelo, asi como muchos juegos. Y no te olvides de hacer una visita al veterinario en cuanto puedas, para que te hable de las vacunas, desparasitaciones y del microchip.
Proximamente daremos mas pautas de presentación con otros animales y formas de educar y cuidar más aún a tu nuevo compañero.

14 comentarios:

  1. Muy buena recopilación. Vas a hacer una gran enciclopedia gatuna.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ambos, de eso se trata de hacer una enciclopedia en la web, pero aun queda mucho por conocer!! :)

    ResponderEliminar
  3. LEER TODO ESTO ME VA LLEVAR LO QUE ME QUEDA DE VIDA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajajaja! lo siento, es que de eso va el blog, de informacion...XD siento si resulta espesso!!! XD

      Eliminar
  4. Muy completo! Sólo añadiría un truquito más en caso de que haya otros animales en casa. Mientras estén separados, frotar a uno de ellos con un trapo y luego al otro con el mismo trapo. Y biceversa. Esto traspasará el olor del uno al otro, de modo que los dos vayan identificando su olor propio en el otro animal. Eso ayuda a facilitar su aceptación mutua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muy buen truco! este post es muy general, algun dia de estos tengo que hablar de las relaciones felinas, que es un tema que da para largo y tendido... pero todo a su tiempo! :D

      Eliminar
  5. Muy acertada la información, gracias.

    ResponderEliminar
  6. Hola hice una puerta para mi gata, por esa misma puerta podría entrar algún gato extraño?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, podria.
      Existen algunas puertas sofisticadas que solo se abren con un lector de chips que llevaria tu gato. Puedes mirarlas a ver si te interesan.

      Eliminar
  7. Hola! muchas gracias por tanta información valiosa. Fermín, un ragdoll de tres meses, va a llegar en una semana a mi casa. Vivo solo en un quinto piso, con una terraza preciosa, al aire libre, para que mi gato la disfrute. ¿Es peligroso esto? ¿Qué precauciones debo tomar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, si no esta vigilado o cerrada. Tienes un post en este blog que se llama "gatos paracaidistas", donde te explicamos muchas opciones disponibles.

      Eliminar
  8. Muchas gracias por los consejos. Los pondremos en práctica

    ResponderEliminar

Gracias por comentar!