miércoles, 18 de abril de 2012

Quiero un gato...¿que tengo que pensar?


Has descubierto mi maravilloso blog y se ha despertado en ti unas ganas irrefrenables de tener un gato, tu primer gato... o bueno, quizá ya las tenias antes....En todo caso, es una decisión muy importante y que ha de ser meditada y puesta en consenso con todos los miembros de la familia. Nada de regalos de Navidad inesperados, sorpresas o cosas dejadas al azar. Son seres vivos y merecen que te plantees una serie de cosas.





¿Qué tengo que pensar cuando quiero tener un gato?

En primer lugar, deberías de disponer de tiempo suficiente. Es cierto que el gato es un animal más independiente que un perro, pero eso no significa que pueda estar siempre solo. Un gato dejado demasiado tiempo sin compañía se vuelve asilvestrado y puede llevarle a intentar divertirse con cosas que a ti no te hacen demasiada gracia (muebles, objetos decorativos…). Si prevees que vas a dejar demasiado tiempo a tu gato solo, es posible paliar este problema teniendo dos gatos, que se hagan mutua compañía, eso si, siempre que se lleven bien.
De todas formas tendras que disponer de un minimo de tiempo para las labores habituales diarias, es decir, darle de comer, poner agua fresca en el bebedero, limpiar la arena, unos minutos de juego y cepillados habituales.
El espacio es otro factor a tener en cuenta. Aunque un gato no necesita un gran caserón, no puedes tenerlo confinado en una habitación eternamente. Los gatos pueden adaptarse a vivir en pisos y apartamentos, y si dispones de un pequeño jardín o terraza, no te olvides de que al salir debe hacerlo bajo supervisión o bien tomar medidas para que el animal no pueda escapar o hacerse daño. Existen a la venta redes y verjas, además de mosquiteras para las ventanas, para evitar estas situaciones.
Ah, dinero suficiente para mantenerlo…pero eso estaba claro, ¿no?. Los veterinarios pueden a llegar a ser bastante caros, asi que ten en cuenta esas posibilidades.
Y sobre todo, recuerda que es un animal, es decir, vivirá muchos años y necesitará siempre tu atención., incluso en vacaciones. No puedes deshacerte de él en cuanto surja el primer problema, porque creeme, por muy bueno que sea tu gato, surgirán: o afila las uñas donde no debe, o deja pelos, o tira algo, o enferma… muchas cosas pueden suceder y debes ser capaz de asumirlas, incluido el volverte alérgico. Otra cosa muy importante es que todos los miembros de tu casa acepten sin vacilar a este nuevo amigo, porque todos vais a compartir espacio.
Si estas dispuesto a seguir adelante, teniendo en cuenta todas las consecuencias, podemos empezar a elegir la mascota para ti, un peludo y bonito minimo.

¿Un cachorro o un adulto?

Un gatito es algo realmente adorable, bolitas de pelo juguetonas y de ojos azules resplandecientes. A todos nos llaman la atención y resultan muy tentadores. Por el contrario, a un gato adulto se le supone un carácter arisco y normalmente no se piensa en él como primera opción.
Sin embargo, he de decir que para un dueño inexperto, un gato adulto es realmente la mejor opción. Vamos a pensarlo detenidamente…
Un gatito es como un niño: tienen una energía desbordante y son un lienzo en blanco. Todo deben aprenderlo, todo hay que enseñárselo. Necesitan constante atención, juegos y no podrás dejarlo solo. Como son todo curiosidad, no dudaran en ponerse en situaciones peligrosas, morder cables, arañar objetos diversos y trepar o saltar. Es normal, están desarrollándose y eso forma parte de su aprendizaje. El dueño será el que debe canalizar esta energía mediante el juego y las normas en casa (diciéndole dónde debe arañar, qué no tocar, dónde hacer sus necesidades…).
Los gatito necesitan también cuidados especiales, como comida adaptada a su edad, acostumbrarlos a los cuidados básicos (corte de uñas, baño, cepillado, socialización…), ir detrás de ellos limpiando “lo que dejan” (porque aunque van al arenero desde pequeños tienen la curiosa costumbre de jugar con sus “pelotitas”) o “lo que tiran”… en fin. Resumiendo, mucho trabajo y tiempo…¿tendrás paciencia?. Si estás dispuesto a asumirlo, un gatito puede reportarte muchas horas de diversión y momentos entrañables, amén de vivir la experiencia maravillosa de ver cómo tu cachorro se convierte en todo un gato adulto…
En todo caso, no se debería separar a un cachorro de su madre antes de los tres meses de edad, puesto que eso podría causar trastornos al pequeño, así que no aceptes que te den un cachorro de menos de esa edad. La excepción son los gatitos huérfanos, recién nacidos o no, que suponen un reto aún mayor para el dueño, puesto que hay que asumir el papel de madres (biberones, limpieza…). En el apartado de reproducción daremos algunas pautas para estos casos tan especiales.
Los gatos adultos no necesitan que se les enseñen la mayoría de las cosas. Cooperan de buen grado en la limpieza del arenero, no suelen ensuciar nada y sus juegos son más limitados (¡aunque nunca pierden el instinto del todo!). Un adulto puede estar periodos de tiempo solo y es más independiente que un cachorro, aunque eso no significa en ningún caso que sea arisco. Si de pequeño ha sido correctamente socializado, un gato adulto será un compañero cariñoso y amigable. Son, por tanto, los compañeros ideales para empezar en el mundo de los gatos: un adulto cariñoso, sano y educado.

¿Sin raza o con raza?

No existe ninguna diferencia sustancial entre tener un gato de raza o un gato "común" (como a veces se denominan a los gatos que no poseen pedigree y por tanto no son catalogados como “de raza”). Excepto por pequeños detalles, su cuidado es muy similar (la excepción podría ser el gato Persa) y en cuanto al temperamento, aunque algunas razas son mas tranquilas o amigables, no tiene una influencia total, también depende mucho de la socialización del animal.
Los gatos “sin raza” son normalmente mezcla de muchos otros, y por ello raramente tienen enfermedades genéticas y apenas poseen consanguinidad con cualquier otro gato. El común europeo es un gato fuerte y sano, amigable si ha sido socializado, y viene en todas las gamas de colores y largos de pelaje. Ningún gato es igual a otro.
Si por el contrario hay alguna raza que te gusta en especial, has de asegurarte que la adquieres a un criadero donde te den el pedigree, el único documento válido para certificar que obtienes lo que pagas (este punto lo discutiremos más adelante). Los gatos de raza tienen un stándard determinado y un buen criador se habrá esforzado por evitar la consanguinidad y los problemas congénitos. Esta opción es la más cara.
Recuerda que algunas razas tienen necesidades específicas. Los gatos de pelo largo necesitan abundantes cepillados para quitar el pelo muerto, cosa que se acentúa en el caso de los Persas. Si pasas un solo día sin cepillarlos, corres el riesgo de que se le formen nudos que son difíciles de quitar, y muchas veces tendrás que recurrir al “rapado”. Además, esta raza es propensa al lagrimeo y hay que limpiarle constantemente los ojos.
Los gatos sin pelo necesitaran más cuidado de la piel y limpieza de orejas por secretar más cerumen. Además, ciertas razas son mas activas y necesitan más momentos de juegos, como las razas de tipo “oriental” (los Siameses).

¿Macho o hembra?

Si el animal es esterilizado, puede decirse que esta diferencia se diluye. La esterilización de hembras es un poco más cara que la de los machos.
Si los animales no se esterilizan (cosa poco recomendable), el macho marcará el territorio e intentará hacer frecuentes salidas al exterior, además de pelear con otros machos. Las hembras, por el contrario, entran en celo, dando unos maullidos bastante desagradables, y la posibilidad de que tengan camadas indeseadas es muy grande.
La esterilización da muchas ventajas, que puedes ver en este otro post que colgué hace poco http://todosobremigatoblog.blogspot.com.es/2012/03/esterilizacion-porque.html.

¿Dónde empiezo a buscar mi gato ideal?

Eso dependerá un poco de las preferencias que hayas tenido en apartados anteriores. Pero una cosa es segura, y es donde NO conseguirlo: en una tienda de animales. Las tiendas de animales suelen proveerse de cachorros procedentes de “granjas” donde obligan a criar y a vivir a los padres de los cachorritos en lugares pequeños y poco salubres. Estos animalitos con frecuencia son portadores de enfermedades infecciosas y congénitas, además de soportar largos viajes desde los países productores (normalmente países del Este). Si quieres hacer aunque sea un poco por el mundo felino, no alimentes este comercio injusto tanto para los animales como para el comprador (al que no se le da garantía de ningún tipo pero sí se le pide dinero).
Si no te importa la raza de tu nuevo compañero, lo mejor es que te dirijas a la protectora más cercana, donde muchos animalitos, de todas las edades, colores y sexos buscan un hogar. Estarás ayudando a un gato sin hogar que te dará grandes alegrías. Las protectoras suelen darte al animal vacunado, desparasitado, con microchip y a veces incluso esterilizado. Conocen a sus animales y pueden asesorarte sobre cuál sería tu compañero ideal (¿jugueton?,¿tranquilo?...). Algunos de ellos pueden tener alguna minusvalía (les falta un ojito, una pata…) y quizá quieras hacerte cargo de uno de ellos. La mayoría de estos animales son muy agradecidos.
Es posible que pienses que adoptar un adulto de una protectora es adoptar un gato al que alguien no ha querido por algún motivo no muy bueno. No es cierto. La gente abandona a sus animales por motivos diversos, algunos entendibles (imposibilidad de atender a su animal) otros inconcebibles (vacaciones y el gato molesta, me araña el sofá o deja pelos…etc). Si eres una persona inexperta, pide a los voluntarios de la protectora que te escojan un gato dócil y fácil de cuidar para empezar, lo cual suele ser un adulto. Es posible que te pidan algún dinero en concepto de gasto veterinario, pero puedes exigir facturas en este caso. También pueden hacerte cuestionarios o visitas a casa para ver si eres el candidato ideal. No te preocupes, si de verdad estas preparado para un gato, lo tendrás.
Un gato sin raza también pude encontrarse en la calle. Aunque la mayoría de callejeros son ariscos por no haber sido socializados, algunos son especialmente cariñosos, o bien proceden de alguna casa que los ha abandonado o son gatitos pequeños. No sabrás la historia de este animal, pero si estas dispuesto a darle un hogar con todas las consecuencias, recuerda que es muy importante llevarlo primero al veterinario para hacerle un buen chequeo (aunque eso debe hacerse siempre con cualquier gato venga de donde venga…) y si posees otros animales (perro, gato…) deberá pasar un tiempo de “cuarentena”, en una habitación aislada para poder observar si tiene alguna enfermedad (debes asesorarte bien de este punto).
La otra opción para tener un gato sin pedigree es que algún amigo/conocido/familiar haya tenido una camada. Asegurate de que los gatitos estén sanos y que los padres ni el gatito no porten ninguna enfermedad. De todas formas, no estaría mal que hablases al dueño de la gata de las ventajas de la esterilización.
Si por el contrario, deseas un gato con pedigree, la única opción es que te dirijas a un criador serio. Y digo serio, porque no todos los criadores lo son. Los criadores de verdad no se lucran con sus gatos (esto no quiere decir que no cobren, sus gatos suelen ser caros) por la sencilla razón de que criar gatos de raza de modo correcto es un hobbie que sale muy caro (un día discutiremos este punto en un post).
El pedigree no es un “pijerio” como la mayoría de la gente piensa. Es el único documento que te asegura que pagas por un gato que realmente es de raza. Si alguien no puede darte el pedigree de un gato, posiblemente no sea de esa raza, sino que solo se le parece, y te esta pidiendo dinero, asi que te esta estafando. Exige siempre el pedigree cuando compres gatos de raza. Además el pedigree de un gato tiene otras utilidades, como mirar la consanguinidad del animal y el haber pasado por una asociación felina que tiene unas exigencias con los criadores. Sacar el pedigree es barato, y no justifica una subida (ni bajada) de precio sustancial del animal. Espero hablaros también de esto en un post sobre criadores.

La siguiente pregunta sería cómo identificar un buen criador. Si consultas Internet, revistas especializadas o te das un paseo por shows felinos, podrás conocer muchos criadores de la raza que buscas. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. A la hora de decidirte por un criador, deberías investigar cómo es, bien hablando con gente experta (en shows, por carta o mail a otros criadores amigos o incluso con antiguos compradores) o bien conociéndolo tu mismo. Esto último es muy importante, y si tienes oportunidad, es casi indispensable que vayas a ver el sitio donde los gatitos se están criando.
Cuando conozcas a un criador por primera vez, la forma de la que habla de sus animales tiene mucha importancia. Hay criadores que son muy directos y van a la parte economica del asunto…mala cosa. Un criador respetable intentara hacerte preguntas como si tienes experiencia con gatos, si tienes espacio y tiempo para el futuro gato, que harias si surgen problemas… es decir, se preocupa del futuro hogar de sus mininos y su bienestar. Tambien es posible que te hable de su programa de cría, de cómo o donde selecciona a sus animales reproductores. Esto también es una buena señal, porque un verdadero criador sólo cría con animales de excelente pedigree sin taras genéticas ni consanguinidades, asi que debe de tener un programa de cria muy claro.
Y si te da consejos sobre tu posible gato, mejor que mejor, desde luego. A los buenos criadores les encanta hablar de gatos aunque al final no vayas a comprarles realmente nada, porque ellos no se dedican al negocio, lo suyo es una afición.
Si te es posible, pídele al criador una visita (si se niega siempre…¡huye!). El espacio donde vivan los gatos no ha de oler a nada (los machos reproductores marcan el territorio y dejan un desagradable olor por no hablar de las cajas de arena) y estar limpio. Si los animales tienen acceso a la parte interior de la casa, junto a los humanos (cosa altamente recomendable para una correcta socialización), has de ver ciertos enseres de los gatos, como rascadores, juguetes…etc. Los gatos que haya en la casa han de ser sociables y nunca ariscos (puede haber alguno mas timido, pero en ningún caso debe ser agresivo). Y por supuesto, con un estado general de buena salud evidente.
Algunos criadores tienen jardín e instalan grandes jaulas donde sus gatos pueden jugar. Esto esta muy bien, pero recuerda que los gatos DEBEN tener contacto humano siempre y no vivir en estas jaulas para que sean correctamente socializados.
Otras cosas que son buenas señales son tener pocos animales reproductores (o al menos una porporcion adecuada al espacio y personas en la casa) y pocas camadas al año. Más de una camada simultánea no es recomendable, a menos que haya muchas personas encargadas de la socialización de los gatos. Y no te olvides de que el criador debe estar registrado en una asociación felina legal, con un numero de afijo, y te debe ofrecer una serie de garantías, entre las cuales indispensables serían:
  • Darte al gatito cachorro con al menos 12 semanas de edad, más si va a viajar al extranjero.
  • Darte el pedigree, por supuesto, en regla.
  • Darte al cachorro con las vacunas correspondientes a su edad.
  • Darte pruebas veterinarias de las enfermedades genéticas más comunes de la raza (por ejemplo el PKD) o las infecciosas (por ejemplo leucemia felina). Si no te las ofrece debes pedírselas.
  • Darte al cachorro desparasitado
  • Si el gatito va a ser de compañía, un certificado de castración (es un documento que te obliga a castrar al gatito y entonces te darán el pedigree).
La mayoría también te ofrecen comida para que se vaya adaptando a la que tu le des, además de algún juguete o algún obsequio.
Has de saber que los precios de los criadores por un gatito de raza varían según la calidad del gatito. Existen tres categorías, de compañía, de cría y de show (los de show pueden ser también para cría). Los gatitos de compañía son perfectos si no te vas a dedicar a las exposiciones, y lo único que ocurre con ellos es que presentan alguna caracteríatica (una nariz no demasiado chata, una oreja demasiado puntiaguda, una manchita en la cola o cualquier cosa nimia) que les restaría puntos en un show. Estos gatitos son los más económicos, aunque no suelen bajar de 500 euros para cualquier raza, más si se trata de una raza rara.
Si te vas a dedicar a las exposiciones felinas, entonces deberías saberte muy bien los estándards de la raza en cuestión y hacerte asesorar por una persona entendida. No es fácil empezar en este mundillo, así que es recomendable que vayas a muchos shows primero y entables amistad con algún criador que te introduzca. Los gatitos de show han de ser físicamente perfectos al stándard y han de haber tomado clases desde pequeñitos en el criadero para acostumbrarse a las “poses” delante de los jueces, así como tener un carácter tranquilo para aguantar los viajes. Los gatitos de show son bastante más caros, dependiendo de su calidad pueden alcanzar cifras bastante altas. Los gatos de show pueden venderse castrados o no.
Un gatito de cría también debe ser muy cercano al stándard, aunque criadores muy expertos pueden usar para criar gatos con algún defecto estético (nunca de salud) que puede mejorarse emparejándolo con otro gato que supere ese defecto, y a su vez, aporte ciertas características interesantes. La cría es algo muy serio que sólo debe hacerse cuando se cumplan muchas características. Los gatos de cría obviamente se venden sin castrar, y son también caros.
Por último, existe otra opción para conseguir un gato, que es posiblemente la más rápida, aunque hay que andarse con ojo. Me refiero a los anuncios, tanto en papel, como por Internet. Como comprenderás después de haber leído todo lo anterior, este método puede ser muy rápido pero también muy peligroso. Nunca pagues por adelantado, ni siquiera una reserva, si antes no has visto al gatito o gato y comprobado que está sano y que satisface todas tus demandas de salud y garantías.

Bueno..pues ya lo he pensado todo…¡ahora voy a escoger a mi mascota de verdad!

De acuerdo, ya sabes si lo quieres adulto o joven, con pedigree o sin él, macho o hembra… o quizá todo eso te de igual. Pero en todo caso hay una serie de características en las que fijarse.
Supongo que querras llevarte a casa un ejemplar sano, al menos si eres primerizo (los dueños experimentados saben tratar determinadas enfermedades, pero aun así conviene saber qué dolencias tiene el gato antes de llevarlo a casa).
Un gato sano tiene ojos brillantes y claros. Las orejas también has de ser rosadas en su interior, sin olor ni descargas marrones. Un gato que agita mucho las orejas o se las rasca es mal síntoma, probablemente tenga parásitos.
El pelo ha de estar limpio y brillante (los gatos sanos mantienen su pelaje impecable). El gato no debe hacer ruidillos al respirar (indicio de alguna afeccion respiratoria), ni toser, ni presentar líquido en la nariz u ojos.
En cuanto a la personalidad, un gato en un ambiente relajado no debería huir y por supuesto no debería atacar (morder o arañar). Es posible que si lo elijes en una protectora, un lugar donde el gato este estresado, se muestre más tímido, pero siempre debe de ser dócil. Si vas a un criador, no es conveniente que elijas al gatito que se esconde siempre, probablemente sea el menos adecuado para empezar.
Si tienes niños en casa, es de especial importancia la personalidad del gatito/gato que escojas. Ten en cuenta cómo son tus hijos y su personalidad. Si tus hijos son un terremoto el gato debería tener un temperamento dócil y no asustadizo para aguantarlos. Si son tranquilos, puedes escoger uno de personalidad tranquila, y si son juguetones pero cuidadosos, un gato algo más movido (pero recuerda, siempre amigable).
Otra cosa que puedas estar pensando es elegir un gato que no de alergia. Esto es común para las personas que la sufren. Lo que produce la alergia a los gatos es una proteína que tienen en la saliva. Al acicalarse, esta proteína se presenta también en el pelo.
Ninguna raza esta totalmente libre de esta proteína. Algunos gatos y razas la producen en menor cantidad, pero todas lo hacen (aunque una empresa biotecnológica dice haber creado genéticamente un gato que no presenta esta proteina, cosa que esta por ver). Ni siquiera las razas sin pelo o los gatos de pelo rizado, ni los siberianos. Todos tienen en su saliva esta proteína.
Lo mejor para comprobar que un gato no te da alergia, es pedir al dueño actual o criador (o protectora) que te deje estar visitando al animal varios días y manipularlo durante varias veces al día. Si no presentas síntomas, puedes entonces pedir que te lo dejen unos días en casa. Si no hay síntomas o son leves, podrás llevarlo a casa, pero recuerda que esta decisión es ya inamovible, la has aceptado con todas sus consecuencias. Si después tienes problemas de alergia, puedes dirigirte a la sección de cuidados, donde damos algunos consejos al respecto.
Siempre que sea posible, ver a los padres de un gatito es deseable. El carácter de los gatitos está muy relacionado con el carácter de su madre (sobre todo, porque es la que los cuida mayoritariamente) y de su padre. Si la madre es afectuosa y dócil, es un buen síntoma.
Es posible que pienses que un gatito o gato de actitud tímida también merece ser adoptado. Es totalmente cierto, y es muy loable que intentes hacerte de querer para él. Si estás dispuesto a darle un hogar, tienes que plantearte si estas dispuesto a tener la paciencia necesaria, porque este gato posiblemente evite tu contacto al principio, no se comportará como tu esperas…etc. Si estás dispuesto a dar el paso…!adelante!.

Ya lo he elegido, ¿ahora que?

Las cosas no se acaban cuando elijas al gatito, o por lo menos no deberían. Tanto si tu gato procede de un criador como de una protectora, probablemente te harán un contrato.
En el caso de un criador, el contrato suele poner una serie de clausulas, la más importante quizá es la de la obligación de castrar al animal para que te den los papeles del pedigree (si tu gato no es de cría). Otras clausulas suelen ser de obligación de mantenimiento del gato en el interior de casa, prohibición de desungularlo, o devolver al gato al criadero en el caso de que ya no te puedas hacer cargo de él. Otras cosas importantes que también debería poner en el contrato es la garantía de que está libre de enfermedades genéticas e infecciosas, así como una revisión veterinaria firmada.
Si tu gato es de cría, puede ser que se añadan clausulas adicionales, como el derecho del criador a la hora de opinar sobre las montas o el destino de los cachorros. Debes estar muy atento a estos puntos para evitar futuros desencuentros.
Aparte del contrato, el criador puede darte una cartilla de vacunaciones, el numero del microchip con su ingreso, certificados veterinario y lo que es indispensable, un pedigree de al menos tres generaciones sellado por una organización oficial (tales como la TICA,ASFE, WCF o la CFA).
Los contratos que hacen las protectoras suelen hacer hincapie en la obligación de castrar al animal y a menudo, comunicarte que pueden hacerte una visita para ver cómo va el gato. Pueden tener clausulas adicionales como no desungular o mantener al gato en el interior de una casa.
En ambos casos, la finalidad es la misma: velar por el buen cuidado del gato que te llevas a casa. Sé un buen dueño, e informa al criador o a los de la protectora cómo de bien cuidas a tu pequeño peludo.

14 comentarios:

  1. Creo que voy a enlazar a esta entrada cuando alguien me pregunte sobre adoptar/comprar gatitos...
    sobre todo lo de comprar, porque hay mucha gente por ahí que ve cualquier foto en un portal de compra-venta y ya se creen que es de raza sí o sí...

    ResponderEliminar
  2. Me alegro, a ver si entre todos logramos que la gente compre con conocimiento...

    ResponderEliminar
  3. Guau, cuanta información, muy buena y bastante completa por cierto. Me ha gustado mucho tu blog.

    ResponderEliminar
  4. tengo ganas de tener un gatito al ver esta pagina jajajja

    ResponderEliminar
  5. y a quien no le entran ganas de tener un gato? jajajajaja

    ResponderEliminar
  6. Me encanta los gatos

    ResponderEliminar
  7. Me gustan mucho los gatos y quisiera tener uno, gracias por la infomacion!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegro que te gusten, y que te resulte interesante la info

      Eliminar
  8. me ha servido muchisimo esta entrada es la primera vez que entro a este blog me ha fascinado , no puedo tener uno porque mi madre no es que no quiera pero dice que necesita mucha atencion ....
    de todas maneras gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tu madre tiene razon, un gato requiere atencion... cuando podais darsela, disfrutad de la compañia de alguno

      Eliminar
  9. Le estoy por adoptar una gatita a una chica cuya gata tuvo crías. La chica no es una criadora, tan solo es alguien que quiere encontrarles hogar a los gatitos porque ella no puede tenerlos en su casa.
    La gatita q quiero tiene 47 días y me dicen que ya come solita. La chica la tiene, junto a sus hermanitos, encerrada en una pieza en el patio porque tiene un niño alérgico y tuvo q aislar a los animales.
    Mi pregunta es: ¿cuánto debería esperar para adoptar a la gatita? Porque yo me voy de vacaciones en enero y vuelvo el 15, por lo que debo decidir si adoptarla ahora o a la vuelta del viaje (la gata para entonces va a tener 90 días aprox.).

    Pensaba pedírsela ahora, porque me daba apuro q se pasara tanto tiempo encerrada en esa pieza (no sé si eso la hará más arisca o agresiva o incluso le produzca depresión x falta de libertad), pero temo que sea demasiado pronto para ella y la prive de completar todo su aprendizaje con su madre y hermanos, además de que tenga que soportar unos días sola en mi casa mientras estoy de vacaciones (no estaría completamente sola xq se quedaría mi hermano en casa, pero yo no estaría pendiente y eso me preocupa para una gatita nueva).

    No sé qué es lo más conveniente para hacer, pensando en el bien y la salud de la gatita.

    Por favor ayúdenme con sus consejo y experiencia!

    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si puedes, espera a los 90 dias, entonces ya estara preparada para separarse de su madre.

      Eliminar

Gracias por comentar!