jueves, 12 de abril de 2012

Principios de Alimentación felina I


Somos lo que comemos. Todo el mundo sabe que una correcta alimentación supone estar en el máximo de salud, sea cual sea la especie. De este importante tema vamos a hablar largo y tendido, primero conoceremos cuales son las necesidades nutricionales básicas de los gatos, para después aprender los tipos de alimentación felina que hay disponibles en el mercado (con sus pros y contras). También aprenderemos a leer el etiquetaje de los productos comerciales para asi poder elegir aquel que se adecue a nuestras necesidades. Así pues, aquí os dejo el primer capítulo de esta historia:


 
 
Aprendamos lo básico

Los gatos son carnívoros. Posiblemente creas que decir esto es una soberana chorrada, y que ya lo sabías… pero no lo será tanto cuando avancemos y veamos algunos ingredientes de los piensos, cosa que comentaremos ampliamente.
El gato es un carnívoro estricto, cazador solitario que come a sus presas enteras. Todo su cuerpo está adaptado a una alimentación exclusiva de carne, unos dientes con caninos afilados, un corto intestino para procesar la carne…

Los gatos tienen una mandibula y dientes adaptados a comer carne. La parte señalada en el dibujo como P4 se desliza sobre la M1 cuando cierran la boca a modo de “tijeras” que cortan la carne, es decir, no mastican.

Este tipo de alimentación es muy alta en proteínas y prácticamente nula en carbohidratos. Así mismo, los gatos obtienen la humedad de la carne, ya que al ser descendientes de gatos desérticos, no tienen una gran motivación por beber.
Aunque el gato ha sido domesticado, no ha cambiado apenas nada de su fisiología básica. Es por ello que su dieta debe ser lo más similar posible a lo que comen sus parientes salvajes. Pero no sólo hay que imitar a la naturaleza, sino superarla, es decir, adaptar este modo de alimentación a las condiciones de vida del gato actual. Me refiero por ejemplo, a que los gatos castrados o los más inactivos necesitan menos energía, o que como los gatos están mejor cuidados, llegan a más edad que sus primos salvajes y necesitan mimar su alimentación. Pero ten en cuenta que he dicho adaptar, no cambiar.
Durante nuestra disertación en alimentación, usaremos algunos términos que conviene que entiendas:
  • Digestibilidad: es la relación entre la cantidad de comida ingerida y la cantidad absorbida por el gato, expresada como un porcentaje. La parte no asimilada es excretada.
  • Utilización: Expresa la relación entre la cantidad de comida ingerida y la cantidad retenida por el cuerpo, expresada como porcentaje. Es la mejor manera de expresar el valor nutricional de un alimento. Es menos utilizada que el término “digestibilidad”.
  • Energía: se expresa como kilocalorías (Kcal) o calorías (cal). Esta medida (cal) es la cantidad de energía necesaria para elevar 1º Celsius (una medida de temperatura) un gramo de agua multiplicada.
  • Energía metabolizable (ME): es la cantidad de calorías disponibles en el cuerpo que provienen de una comida. Es común que un nutricionista hable de cuántos gramos de tal cosa son necesarios por cada 1000 calorías de energía metabolizable (Kcal ME).
  • Base Seca (DM): los análisis de muchos productos se representan de la forma más precisa como base seca, que no tiene en cuenta la cantidad de agua presente en los alimentos. Lo contrario sería AF, que sí lo tiene en cuenta, y por tanto, es menos exacto porque el agua no contiene nutrientes. Una forma sencilla de convertir AF en DM es la siguiente:
Base Seca (%)= 100% - el porcentaje de agua del alimento
Peso Seco (%)= porcentaje de un nutriente en húmedo/Base seca (en %) x 100
Por ejemplo, un pienso tiene un 27 % de proteínas según la etiqueta, y un 10 % de humedad (aproximadamente todos los piensos tienen este porcentaje de humedad). Así pues, la Base Seca será= 100% - 10%= 90%. Y por tanto el peso seco de proteínas es 27%/90%=0,03x 100 = 30% de proteína en Base Seca.
Si comparamos los porcentajes de proteína de pienso seco y alimento húmedo en base seca, veremos que la mayoría de latas tienen mayores porcentajes de nutrientes.
La cantidad de carne que necesitaría un gato oscila entre un 2-3 % de su peso corporal, lo que normalmente se traduce en unos 130-170 gramos aproximadamente. Un gato activo se acercará al extremo alto, y uno más tranquilo, al extremo bajo.
Los gatos tienen un estómago pequeñito, así que hay que evitar los atracones de comida, ya que podrían regurgitarla. Si tu gato es un glotón, conviene separar la cantidad total de alimento en 3 o 4 tomas al día.
Los componentes básicos de la dieta de un gato han de ser éstos:
  • Proteínas: fundamentales, y la base de la dieta. El porcentaje de proteína debe rondar un 30% de la dieta, aunque gatas lactantes y gatitos en crecimiento pueden llegar a tomar hasta el 50 %. Como los gatos se alimentan de carne, son incapaces de sintetizar ciertos aminoácidos (los “componentes” de las proteínas) puesto que las obtienen de sus presas. Así pues, para ellos muchos aminoácidos son lo que se conoce como “esenciales”: si no los toman, les provocan serios problemas de salud. Uno de los más conocidos es la taurina. Los gatos necesitan 10 aminoácidos esenciales.
Las proteínas, cuando no han sido calentadas o destruidas, tienen una forma espacial determinada que les permite desarrollar una función en nuestro cuerpo. Es como una pieza de puzzle, que con esa forma encaja perfectamente en el juego, dándole sentido al conjunto. Si la proteína pierde esa forma, no será capaz de ejercer su función en el cuerpo, o lo hará parcialmente (incluso puede ser fuente de enfermedades).
  • Grasas: también son importantes, un mínimo del 15% (para gatos poco activos u obesos) y hasta el 30 %. Las gatas lactantes y gatitos puedes necesitar hasta un 40 % de grasas, una gran fuente de energía. Lo mismo que con las proteínas, algunos ácidos grasos son esenciales, ya que el gato no los sintetiza y necesita obtenerlos de la dieta.
  • Hidratos de carbono: no es una fuente natural de energía para los gatos, ya que se encuentran fundamentalmente en los cereales, legumbres… y esas cosas no las suelen comer, salvo el poco contenido estomacal de sus presas. Por ello, su aparato digestivo y metabolismo no esta adaptado a estos nutrientes y se les deben dar en muy baja cantidad. Los hidratos de carbono contribuyen al sobrepeso de un gato, y algunos de sus componentes, como el gluten de los cereales, son potencialmente alergénicos.
  • Vitaminas y minerales: los gatos los obtienen de sus presas, y muchos de ellos son importantísimos, pero también es importante la proporción entre ellos puesto que un exceso de unos en detrimento de otros también provoca enfermedades.
  • Agua: un elemento vital para el gato, ya que puede aguantar mucho más sin comer que sin beber. Los gatos son malos bebedores, pero sus necesidades son de al menos 60 ml de agua por kilo de peso al día. Una ingesta insuficiente de agua se relaciona, a la larga, con enfermedades renales. La carne que consumen los gatos contiene alrededor de un 75% de agua.
Los gatos usan estos nutrientes como cualquier animal, para obtener su energía. La cantidad de energía que necesita un gato podríamos dividirla en dos partes:
  • Valor metabólico basal (BMR), que es la energía que usa el gato para la respiración, circulación, uso de órganos como el riñón… la cantidad de energía que necesita un gato para suministrar estas funciones depende de su peso corporal y su composición, la edad, hormonas… Requiere dos tercios de la energía total.
  • Termogénesis (crear calor): se utiliza para la digestión, absorción y uso de los nutrientes, ejercicio muscular, mantenimiento de la temperatura… Esta energía varía muchísimo dependiendo de las condiciones ambientales.
Toda la energía que contienen los alimentos no puede ser utilizada totalmente (debido a que parte se desperdicia). Parte de la energía estará disponible en los tejidos y parte se perderá por la orina. Esa energía que se utiliza en los tejidos es lo que antes hemos denominado ME (energía metabolizable).
Para que el gato obtenga la energía de los alimentos, son necesarias una serie de reacciones de oxidación, y para estas reacciones se necesitan enzimas, vitaminas y minerales, es por ello que son tan necesarias en la dieta. El valor de ME (energía metabolizable que hemos mencionado) de cada alimento depende para la especie animal de la que hablemos, debido a una simple razón. Un herbívoro tiene un sistema digestivo largo adaptado a digerir hierba, mientras que el gato lo tiene corto. Por ello, el valor de energía metabolizable para la hierba en el caso de un herbívoro no es el mismo que para un gato (para un caballo el ME de la hierba seria más alto, por ejemplo).
La siguiente tabla ofrece una aproximación a las necesidades energéticas de un gato atendiendo a su edad y otros factores:

* Si el gato ha sido castrado, necesita entre un 25-30% menos de calorías
* Una hembra lactante necesitará más o menos calorías en función del tamaño de su camada y de la edad de los gatitos. Los valores de la tabla son para una gata con una camada de 4 gatitos en la sexta semana de lactancia. Lo mejor es dejarles libre acceso a la comida.
(Adaptado de Nutrient Requirements of Cats, National Research Council y traducido de Max´s House web)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar!